Impacto del envase plástico en la salud del consumidor

0
116

En la sociedad actual, presumida de muy desarrollada, el envase plástico ha sustituido a un alto porcentaje de recipientes, por eso nos encontramos que viene en esa presentación el agua que tomamos, medicamentos, jugos, refrescos, café, té, aceite para cocinar, cereales, sal, jugos, compotas, productos para la nutrición enteral, parenteral, leche en biberones, entre muchos más; pero este cambio puede ser muy perjudicial para la salud.

La realidad es que el uso de recipientes plásticos no es una simple acción sin consecuencias para la salud de los consumidores. Todo lo contrario, los productos contenidos en estos envases, con frecuencia, se contaminan y son causas de enfermedades endocrinológicas, trastornos de infertilidad y cáncer.

Se ha descubierto la presencia de partículas plásticas en la mayoría de estos alimentos, además de las que recibimos a través del polvo doméstico y las carnes que comemos, las cuales llegan al organismo del consumidor y producen efectos dañinos.

De hecho, un estudio de la Universidad Heriot-Watt, dirigido por Ted Henry, profesor de toxicología am­biental, encontró hasta 14 partículas de plástico en la comida de cualquier persona común y corriente.

El riesgo de tomar agua embotellada en plástico

Una investigación realizada por la Universidad de Nueva York (NYU, por su sigla en inglés), en la que se encontró que un porcentaje significativo de las aguas embotelladas de venta en el mercado –incluyendo las más famosas-, están contaminadas por plástico.

Este estudio afirma que algunas de esas marcas tenían más de 10 mil partículas de microplástico por litro, entre ellas una de las líderes en la preferencia del consumidor.  Esto es una amenaza constante a la salud de las personas que toman estas aguas tan populares en el mundo.

 

La sal de mar y presencia de plástico

Es sorprendente la gran cantidad de plástico encontrado en la sal de mar, tan recomendada como saludable por muchos médicos, nutriólogos y naturólogos. Mientras los compradores buscan y pagan más caro por esta sal, bajo el argumento de que es más conveniente para la salud, un estudio dirigido por la profesora de química, de la Universidad de Nueva York, doctora Sherri Mason, afirma que se han hallado más de 250 partículas de material plástico en 1 libra de sal de mar.

 

Es tiempo de buscar una alternativa más saludable a este pro­blema

Todos los consumidores deben organizar­se para exigir a los gobiernos reglamentaciones que obliguen a la utilización de envases de cristal reutilizables para los productos de consumo humano. Así estaríamos trabajando en la prevención efectiva de muchas enfermedades entre ellas el cáncer, enfermedades endocrinológicas y cardiovasculares, entre otras. Si los gobiernos no responden a estas demandas, entonces se deben organizar grupos de consumidores con el propósito de educar a las personas para que se hagan boicots con el objetivo de  no consumir los productos envasados en plástico. Así se golpeará por la parte que más le duele a los empresarios: la económica.