Celestino V  El Papa angélico.

0
164

 

El 19 es la fiesta de san Celestino V, conocido como el Papa angélico. ¿Quién era? ¿Por qué se le llama así? ¿Qué hizo? Era un monje de vida retirada y austera, con fama de santo. En un largo impasse en la elección del papa se apeló a su santidad para venir a llenar el vacío y por aclamación popular fue elegido papa. Desempeñó el papado de julio a di­ciembre de 1294. Lle­vó una vida sencilla, rechazando todo el lujo que conllevaba el car­go. Se preocupó por la reforma de la Iglesia, apoyó todos los grupos espirituales, en especial de los francisca­nos. Pero ante las dificultades y enemistades creadas, siendo inexperto en cuestiones de gobierno, prefirió re­nunciar y volver a su vida de penitencia y ayuno, el 13 de diciembre de 1294.  En 1313 fue canonizado.

 

Ennio Morricone. ¿A quién no le suena este nombre, su música? El compositor ita­liano de las bandas mu­sicales de películas que llenaron toda una épo­ca: “El bueno, el malo y el feo”, “Érase una vez en América”, “Ci­nema Paradiso”. Un him­no a las luchas so­ciales como “Nove­cento”. Y el mejor reconoci­miento a las misiones de los jesui­tas entre los indios guaraníes, “La Mi­sión.” Películas todas que llenaron ­nuestros años jóvenes y aun hoy siguen gustando. Bue­no, Morri­cone tiene 90 años y ha decidido retirarse. Ha planeado catorce con­ciertos a comenzar en estos días y el último será el 14 de junio en Lucca, Italia. Nos se­guirá sonando la nostalgia de la música de “Cinema Paradiso”.

Ay Odebrecht, Odebrecht!

La Odebrecht ha decidido cambiar de nombre y de logo. Ahora se llamará “Odebrecht Ingeniería y Construc­ción” (con las siglas OEC) y tendrá el logo que ven adjunto.

Ya sabemos quién ha sido Odebrecht, la responsable de fomentar la corrupción me­diante el soborno y la sobrevaluación para conseguir obras útiles e inútiles en tantos países- incluído el ­nuestro. Con gran acierto crearon un me­canismo de cabildeo y transferencia de fondos que penetró nuestros países, quebrando la base ética de personas e instituciones. Crea­ron enriquecimientos rápidos y ampliaron la pobreza. Instituciona­lizaron la corrupción. Su legado subyacerá por muchos años en nuestros países y nos costará esfuerzos –ayuno y penitencia– superarlo.

 

Corrupción dominicana 

Y hablando de co­rrupción, una amplísima mayoría de dominicanos, el 89%, califica como muy alarmantes los niveles de corrupción existentes en la sociedad dominicana, según los resultados de la última encuesta Gallup-Hoy.

En cuanto a las cau­sas que provocan la corrupción, el 16% la atribuye a la falta de empleos, el 13% a la mala administración de los gobiernos, el 10% a la delincuencia, el 9% al tráfico y consumo de drogas, el 7% a la am­bición de la persona por el dinero y el 6% a la impunidad.

Peor aún, en el contexto electoral, dos tercios de la población (60.2%) estima que a la hora de votar, a la gente no le importa nada que los candida­tos sean corruptos. Aunque un 37% considera que sí les importa.