Por: Isabel Valerio Lora, MSc.        Email:[email protected]


“Ten paciencia con todas las cosas, especialmente con ti mismo “.  -San Francisco de Sales.


Multitasking es la capacidad de realizar varias tareas a la misma vez, pasando rápidamente de una a otra, sin prestar mucha atención a los detalles. El Multitasking puede estimular desmedidamente nuestro cerebro, dado que genera en el organismo hormonas como el Cortisol y la Adrenalina.


El Cortisol se relaciona con el estrés y la Adrenalina con la reacción del sistema nervioso ante una amenaza, por lo que pueden provocarnos sensación de cansancio mental cuando se presentan en exceso.


Realizar muchas tareas a la vez hace que nuestro organismo queme Glucosa oxigenada en un periodo  breve de tiempo, eso  puede ocasionar una fatiga rápida, dado que  este compuesto es nuestro combustible cerebral.


Un estudio realizado por la universidad de Stanford  determinó que las personas que hacen muchas tareas al mismo tiempo pueden tener problemas de productividad y posibilidad de cometer más errores, ya que se le dificulta organizar sus pensamientos y filtrar la información más irrelevante. O sea, cuando cambiamos constantemente de tarea, lo que nuestro cerebro hace es dedicar atención en distintos grados y en fases separadas entre estas actividades, con la consecuencia de que las tareas no se realizan de forma eficiente.


Según diversos estudios científicos y el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, entre otros, el cerebro humano es incapaz de llevar a cabo varias tareas simultáneamente, ya que esto disminuye su rendimiento, porque  el cerebro necesita cierto tiempo de reacción para pasar de una tarea a otra, lo que provoca, además de una pérdida de la atención o interferencias durante el proceso.


La Universidad de Sussex demostró que llevar a cabo el significado del multitasking en la realidad podría implicar daños irreversibles en la corteza cingulada anterior, que es  la región responsable en aquellos procesos relacionados con la empatía, el control cognitivo y emocional.

La capacidad de nuestra memoria a corto y largo plazo se ve afectada  a causa de la multitarea, así como nuestro foco de  atención, que se ve fragmentado. Adicional, los niveles de estrés se incrementan y provocan trastornos en el sueño.