Padre Félix Nova Galicia Cumpe 25 años de vida sacerdotal

0
104

1 de julio 1995

La Diócesis de La Vega y la Parroquia San Rafael de Villa Tapia están de fiesta, al conmemorar los 25 años de ordenación sacerdotal del Padre Felix Nova Galicia, ceremonia que tuvo lugar en la Parroquia San Pedro y San Pablo de Pablo de Bo­nao, el 1 de julio, y el P. Nelson A. Pichardo el 15 de julio de 1995, nativo de Tenares y que trabaja en la Arquidiócesis de New York.

Les felicitamos cordialmente y celebramos este ju­bileo orando con estos que­ridos sacerdotes, sus fa­mi­lias, parroquias, celadores y socios de la Obra Diocesana de las Vocaciones Sacerdo­tales, y por vivos y difuntos.

El P. Félix Nova Galicia es nativo de Bejucal, Bonao, y como un regalo de los Reyes Magos, nació el 6 de enero de 1965, hijo de Ju­lián Nova Hernández y Fidelina Galicia, fervientes seguidores de la Iglesia: catequistas y Terciarios Franciscanos, quienes procrearon, en un hogar cristiano a 12 hijos, siendo Félix el número 5.

El padre Félix cursó estudios primarios, en la Es­cuela de Caracol, accediendo al Bachillerato, en el Liceo Plan de Reforma, y al entrar al Seminario Menor Santo Cura de Ars en 1983, completó el bachillerato en el Colegio N. S. de las Mercedes en el Santo Cerro.

Su madre fue instrumento de Dios para su vocación sacerdotal, pero falleció a los tres meses de su hijo en­trar al Seminario. Félix siguió adelante con el apoyo de su padre y hermanos. Su vocación se gestó en su hogar, se alimentó con los sacramentos de iniciación cristiana en la Parroquia San Antonio, la Pastoral Juvenil y el grupo deportivo.

El Padre Félix recuerda con gratitud a los Padres Eduardo y Francisco Al­monte que trabajaban en Bonao esos años.

En 1986-87 ingresó al Propedéutico, a cargo de los Padres Eudistas, en Yama­sá, y en 1987 al Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, para estudiar Filo­sofía y Teología. En Sema­na Santa siempre participó de las ceremonias en la Ca­tedral de La Vega y Radio Santa María y en el verano, de los programas vocacio­nales y semana de cercanía y convivencia, que el Obis­po dedicaba a los seminaristas.

Al ser ordenado Diácono en 1994 en la catedral de La Vega y después sacerdote el 1 de Julio de 1995, en la Parroquia San Pedro y San Pablo, de Bonao. Lleno de alegría y entusiasmo trabajó como Vicario en Cotuí, con el P. Rafael Delgado Suriel y luego en Jarabacoa con Monseñor Felipe Bello y en el Plan Cordillera.

Siendo Párroco de Mai­món acogió con entusiasmo la ordenación Sacerdotal del P. Anastasio Alix Pichardo. Fue Administrador Parro­quial de los Arcángeles de Piedra Blanca (1998).

Marchó a España por dos años de estudios en la Uni­versidad de Comillas, Ma­drid, en 2002.

En el 2004 fue nombrado Párroco de la Inmaculada Concepción y San Geró­nimo de Cotuí. En el 2009 siendo Párroco de la Cate­dral de La Vega, se distinguió por su espíritu innova­dor y servicio a la comuni­dad, con jóvenes y adultos: consultor Diocesano, profesor universitario, representante del Obispado ante el proyecto Sendero de la Fe, monumento La Cruz de Santo Cerro, Oficinas de la Catedral, Capellán de Cuer­po de Bomberos de La Vega, Presidente del Patro­nato Penitenciario del Pinito y Director de la Casa de Cursillos de Cristiandad en Santo Cerro y del Museo Diocesano.

25 años con el ideal de seguir a Cristo Buen Pastor, al servicio de todos, privilegiando a los pobres, humil­des y necesitados, ofreciendo consuelo y perdón a los pecadores, y predicando la buena nueva del Evangelio.

Los sacerdotes tenemos a Cristo como modelo y guía de nuestra misión, pero somos diferentes. Jesucristo a cada sacerdote le da, lo que dicen los guardias “su especialismo”.

El Padre Félix Nova Ga­licia es un buen predicador, atento y servicial con los parroquianos, obediente a sus superiores, cumplidor de su ministerio, buen ami­go y compañero. Pero el especialismo que Dios le ha dado es la administración del servicio, para el Reino de Dios. Organizado, diligente, atento, no se deja en­gañar y busca ventajas para las buenas causas.

Desde el 3 de octubre del 2017 es Párroco de San Ra­fael de Villa Tapia, y ha transformado esa Iglesia en “una tacita de plata” y en una “Capilla Real”.

Yo quiero agradecer al Padre Félix Nova en sus Bodas de Plata Sacerdo­tales, por su fidelidad y perseverancia en la vocación, que el Señor le ha regalado y por el servicio cualificado en los ministerios, que el Señor Obispo le ha enco­mendado en estos 25 años. Acogida y pastoreo de los fieles, familias, laicos comprometidos, jóvenes, niños y enfermos. Por tratar de  mantenerse al día en el estudio de los problemas del mundo de hoy para adecuar una respuesta en la pastoral de la Iglesia.

Querido Padre Félix: queremos agradecerte esa especial vocación de ser Vi­cario de Administración de la Diócesis de La Vega, y hacerlo bien. El Papa Be­nedicto XVI comentando el Evangelio de San Lucas 16, 1-13 nos advierte sobre la relación que debemos tener con el dinero y bienes de la tierra.

“La vida es siempre una opción: entre honradez y corrupción, entre fidelidad e infidelidad, egoísmo y al­truismo, entre el bien y el mal. Es incisiva la conclu­sión del pasaje evangélico: “nadie puede servir a dos amos o jefes: porque abo­rrecerá a uno y amará al otro, o se dedicará al pri­mero y no hará caso del segundo”. En definitiva hay que decidirse: “no se puede servir a Dios y al dinero”. La riqueza se presenta como el ídolo al que se sacrifica todo con tal de lograr el éxito material y así lo eco­nómico se convierte en el verdadero Dios de la persona. En el fondo se trata de la decisión entre el egoísmo y el amor, entre la justicia y la injusticia. Entre Dios y Satanás.

Si amar a Cristo es la finalidad verdadera y última de toda nuestra vida sacerdotal, es necesario hacer op­ciones fundamentales, estar dispuestos a renuncias radicales y si es preciso hasta el martirio.

Hoy como ayer la vida del cristiano y del sacerdote exige valentía para ir contra la corriente, para amar como Jesús, que llego incluso al sacrificio de sí mismo en la cruz.

Felicidades

 

†Mons. Antonio Camilo González

Obispo Emérito de La Vega

Santo Cerro, La Vega

1 Julio 2020