Mirar el cambio de forma positiva  

0
91

 

“Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos”. (Viktor Frankl)

 

La vida nos enfrenta cada día a situaciones que muchas veces no tenemos planifica­das y nos vemos en la obli­gación de tener que hacer cambios que en algunos casos van en contra de nuestra vo­luntad. Los cambios son procesos necesarios que nos ayudan a salir de nuestra zona de confort y permiten que poda­mos crecer en el ámbito en que nos desarrollamos, nos ayudan a expandir nuestros horizontes y en el mejor de los casos a crecer y ser me­jores personas.

Es normal que cuando se presentan situaciones que nos mueven al cambio nos sintamos con cierta resistencia, esto se debe a los hábitos y rutinas de las que depende­mos en el día a día; según expertos, una de las causas de esa resistencia que nos pone­mos ante el cambio es la falta de confianza en lo que vendrá, al sentirnos cómodos con lo actual, nos limitamos al desconocer lo nuevo.

Es un sentimiento de mie­do a perder lo que se tiene. En este y en cualquier otro caso lo mejor es mantener una actitud positiva, pues muchos estudios afirman que el éxito es un 80% actitud y un 20% de aptitud, en ese caso todo dependerá de la forma en que enfrentemos los cambios, ya que se puede disfrutar de lo que viene o simplemente tole­rarlo.

El capítulo 8 de la carta de Pablo a los Romanos nos muestra cómo debemos sentirnos y dar esperanza a toda persona que pone su confianza en Dios, nos dice: “Por lo demás sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que ama; de aquellos que han sido llamados según su designio”. (Roma­nos 8,28)

Dios es un Dios de amor y de orden, debemos confiar siempre en que si permite cambios en nuestras vidas sean estos fáciles o difíciles de afrontar, Él nos acompa­ñará y nos ayudará. ¡Conta­mos con su presencia!

Mantener una actitud positiva nos permitirá conservar el ánimo alto, paciencia, fe en el éxito, constancia y fuerza de voluntad; nos garantizará el triunfo y una gran satisfacción personal.

Debemos tener presente que todo implica un riesgo y que podemos incurrir en erro­res; sin embargo, de ellos de­penderá el cúmulo de expe­riencias ante la vida que nos llevará a reconocerlos para convertirlos en oportunida­des. Estar abiertos a los cambios nos permitirá saber que de ellos podremos disfrutar.