LOS ÁNGELES SON FUERTES Y LLENOS DE BONDAD

0
220

P. Jan Jimmy Drabczak CSMA

Dynameis es una palabra griega que significa poderoso, fuerte. Este es uno de los términos que usa la Biblia para describir a un ángel. Lo cual significa que el ángel es fuerte. Pero, si el ángel es fuerte, más fuerte es el arcángel, príncipe y líder de los ejércitos angelicales. Por lo tanto, el poder del ángel se relaciona principalmente con San Miguel.

Nos encontramos con el término dynameis en la Segunda Carta a los Tesalonicenses, donde dice: “Pero también es justo que Dios devuelva sufrimientos a los perseguidores y que a ustedes, los perseguidos, les dé el descanso con nosotros el día en que el Señor Jesús se manifieste glorioso y venga del cielo rodeado de su corte de ángeles” (2 Tes 1, 7).

Debido a que Dios es sabio y poderoso, capaz de hacer cualquier cosa que se proponga, también ha dotado a sus mensajeros angélicos con poder eterno. Por este motivo, san Miguel y sus ángeles no son intimidados, porque son fuertes, poderosos, dotados de un poder especial de Dios. Pueden realizar múltiples milagros, curar y consolar, defender a un hombre y liberarlo del cautiverio. 

Por ejemplo, el autor de los Hechos de los Apóstoles cuenta cómo un ángel liberó a los apóstoles que estaban presos en Jerusalén. Debido a que predicaron al Cristo resucitado, fueron devueltos a la prisión pública, pero el ángel vino, abrió las puertas de la prisión y los liberó. Los liberó para que transmitieran la buena nueva de Cristo, que es el Hijo de Dios. Vale la pena citar una descripción de esta hermosa escena de la Iglesia primitiva:

“El sumo sacerdote y toda su gente, que eran el partido de los saduceos, decidieron actuar en la forma más enérgica. Apresaron a los apóstoles y los metieron en la cárcel pública. Pero un ángel del Señor les abrió las puertas de la cárcel durante la noche y los sacó fuera, diciéndoles: Vayan, hablen en el Templo y anuncien al pueblo el mensaje de vida”(Hch 5,17-20).

Por consiguiente, la Biblia enseña que los ángeles apoyan a quienes trabajan para Dios, quienes desean vivir la fe y practicar los mandamientos. El apoyo de los ángeles trajo a la gente la ruptura de la esclavitud y de nuevo la libertad para poder continuar obrando en favor de la expansión del Reino de Dios.