Hay muchas historias que muestran la sabiduría y la paciencia de un ángel que lleva a la persona custodiada a un final feliz, resolviendo un problema, saliendo de una enfermedad, encontrando la deseada felicidad, amistad o el amor perdidos. A veces los ángeles esperan años o incluso décadas antes de que una persona entienda su error e invite a los ángeles a su vida. Pero, su espera no es pasiva, ellos utilizan la inteligencia que se les ha dado para influir en el hombre y llevarlo por los caminos de la verdadera felicidad.

¿Nos hemos preguntado alguna vez por qué en algunos países se usa el término paciencia angelical? Por lo general, todo el mundo sabe que significa tener paciencia. ¿Pero de dónde viene? Bueno, proviene del conocimiento de los ángeles, pues siempre están con nosotros, en todas las circunstancias de nuestra vida, sin importar si alguien lo cree o no, independientemente de si alguien es un buen hombre o un holgazán, malhechor o un pecador exhausto. El ángel está siempre con él y está listo para ayudar, para reflejar la luz de Dios, para apoyar sus elecciones y para apoyarlo cuando lo necesite.

Incluso, cuando un hombre hace cosas estúpidas, cuando comete un pecado, cuando anda perdido, su ángel está pacientemente a su lado; no se cansa ni se desanima, sino que pacientemente lo anima a volver al camino del bien, a romper con el mal y el pecado, a entablar amistad con Dios. Un ángel ama al hombre con amor incondicional y lo envuelve en su luz angelical. Su paciencia es un regalo para todo ser humano, esto es lo que llamamos paciencia angelical.

Cuando un hombre escucha a su ángel y se aparta del camino equivocado, lo llena de gozo. Cuando un hombre tiene éxito, cuando se levanta de su caída, abandona la tentación, se libera del pecado, tiene la victoria sobre su ego y se vuelve mejor, su ángel se regocija e irradia felicidad. Él brilla con la luz de su Creador, que es un Dios bueno y se regocija mucho cuando su creación sigue sus pasos haciendo el bien y apartándose del camino del mal. Porque Jesús dijo: ¨de igual modo habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que vuelve a Dios que por noventa y nueve justos que no tienen necesidad de convertirse¨ (Lc 15, 7).

En los Evangelios, que son el principal testimonio de la vida y las enseñanzas de Jesucristo, leemos que los ángeles se regocijan de cada persona que viene a Cristo. En el Evangelio de san Lucas encontramos información importante sobre el gozo de los ángeles, aparece al final de la parábola sobre la dracma perdida y antes de la parábola del hijo pródigo. Jesús dice: ¨Y si una mujer pierde una moneda de las diez que tiene, ¿no enciende una lámpara, barre la casa y busca fuerte hasta que la encuentra? Y apenas la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas y les dice: “Alégrense, porque hallé la moneda que se me había perdido”. De igual manera, yo se lo digo, hay alegría entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte¨ (Lc 15, 8-10).

Cuando un pecador se aparta del pecado su ángel se regocija. Pero no solo él mismo, porque otros ángeles se regocijan con él. Están llenos de gozo porque el bien que defienden ha ganado y el mal que no es de Dios ha sido vencido.

Padre Jan Jimmy Drabczak CSMA