OBISPO DE NUESTRA SEÑORA DE LA ALTAGRACIA

31 de mayo de 2022 

A todos los sacerdotes, diáconos, religiosos, fieles de la Diócesis de Nuestra Señora de La Altagracia, y de toda la República Dominicana 

Queridos Hermanos: 

Acercándonos ya a la conclusión de este Año Jubilar por la celebración del I Centenario de la Coronación Canónica Pontificia de la Imagen de Nuestra Señora de la Altagracia, Reina y Protectora de ­nuestro pueblo dominicano y patrona de nuestra amada Diócesis, deseo compartirles los principales actos que se realizarán en torno a la conmemoración de este magno acontecimiento para la Iglesia que peregrina en la República Dominicana. 

Hemos vivido un año de hermosas experiencias de amor y ­veneración a la Madre espiritual del pueblo dominicano. En todo el territorio nacional y también allende los mares son evidentes las ­manifestaciones de amor a la Virgen de la Altagracia. En esta ­circunstancia particular la mayoría de las diócesis han peregrinado, con sus obispos, clero y fieles, al Antiguo Santuario y a la Basílica-Catedral de Nuestra Señora de La Altagracia, para expresar una vez más, a su Señora y Madre, todo el afecto y devoción que le ­profesamos, porque su presencia en nuestra tierra ha sido “un regalo de Dios a nuestro pueblo”. La Iglesia saluda a la Virgen María como Señora y Reina, pues en su vientre se encarnó el rey de cielo y tierra. Ella es Reina porque posee la riqueza de todas las virtudes y la ­plenitud de la Gracia. 

Con el deseo de concluir con una majestuosa celebración en la ciudad de Santo Domingo, como lugar de encuentro que facilite una mayor participación del pueblo creyente y devoto de la Virgen de todo el país y urbe histórica donde hace 100 años se tuvo tan emotiva celebración, los Señores Obispos de nuestra Conferencia del Episcopado Dominicano han solicitado que sea trasladada la milagrosa Imagen a la ciudad capital. Después de considerar esta noble petición, y dada la importancia de esta fecha, hemos acogido dicha solicitud, asegurándonos de que se realice con todos los cuidados y seguridad que se requieran. Esta realidad nos lleva a organizar la celebración local ­combinándola con la nacional. 

El programa sería el siguiente: 

El sábado 13 de agosto nos visitará una comisión que pernoctará en Higüey, para acompañar al día siguiente el traslado de la Imagen de la Virgen. Esa noche, después de la misa de las 6:00 pm se tendrá un rosario de la Luz recorriendo el perímetro de los jardines de la Basílica. 

El domingo 14, se reciben los Toros de la Virgen a las 11:00 am. Luego a las 12:00 del mediodía, se tendrá la celebración de la Euca­ristía y al terminar se procederá al traslado del cuadro de la Virgen, que será llevado por el Rector de la Basílica P. Evaristo Areché Freijomil, quien tendrá a su cargo la custodia en todo momento y estará acompañado por una alta representación de las fuerzas armadas de la República Dominicana que franquearán la carroza de la Virgen, junto a una comitiva de 800 vehículos que harán el recorrido hasta Santo Domingo. 

Al llegar a Santo Domingo se hará una parada en el Santuario Arquidiocesano de Nuestra Señora, construido por el arzobispo Adolfo Alejandro Nouel como recuerdo del histórico acontecimiento de gloria nacional; luego se proseguirá a la Catedral Primada en donde se tendrá una Vigilia de Oración a la espera del glorioso día de la Coronación. 

Al amanecer del día 15, como en el año 1922, la venerada Imagen será llevada a la Puerta del Conde, allí se tendrá un acto con las autoridades, para recordar en el mismo lugar, el memorable día en que el pueblo dominicano renovó su alianza de amor con la Madre de ­nuestro Redentor y selló su compromiso de amor y lucha por la defensa de la soberanía nacional. Una vez concluida la ceremonia se procederá al traslado del sagrado lienzo al Estadio Olímpico Félix Sánchez para la misa campal de conmemoración del Centenario. 

Concluida la Solemne Eucaristía, el pueblo despide a la excelsa Reina que, a bordo de un helicóptero, ofrecido generosamente por el Central Romana Corporation, retornará a la Villa Donde Floreció el Naranjo, llegando al Antiguo Santuario, su casa por más de 400 años, en donde será recibida por el pueblo de Salvaleón de Higüey, cinco veces centenario; se tendrá en este lugar un momento de oración ­mariana y luego será llevada en procesión a su Basílica en donde al repicar de las campanas será colocada en su trono desde donde ­bendice y acompaña a todos sus fieles hijos. Inmediatamente hacia las 5:00 pm se tendrá una Solemne Eucaristía presidida por este servidor en la conmemoración del 50 aniversario de la dedicación de nuestra Catedral – Basílica. 

Al Final se tendrá un gran concierto mariano en la plaza de la Basílica; entrada la noche, se ofrecerá una exhibición de fuegos artificiales y así dar por finalizados los actos en honor de Nuestra Reina y Protectora. 

Aprovecho para saludarles y recordarles que el Maestro nos ha confiado, animados por la fuerza del Espíritu Santo, ser continuadores de la proclamación del Evangelio con el testimonio de una vida de alegría en Jesús Resucitado y la Virgen siempre nos pide: “Hagan lo que él les diga” (Jn 2,5). 

Con mi paternal bendición en Cristo.