Escuelas Radiofónicas Santa María “para ser más”…

0
131

Gracias sean dadas al Señor, desde Radio Marién, con todo el co­razón, por la graduación de las Escuelas Radio­fónicas Santa María (ERSM),  en el Centro de Corrección y Reha­bilitación (CCR) de Mao. Registremos la fecha para la historia caminada “a pie descalzo”. Fue el miércoles 17 de octubre 2018.  Un día esperanzador. El re­cuerdo de las canonizaciones del domingo anterior nos invitaba a la santidad.  Monseñor Oscar Romero, como santo, sigue protegiéndonos.  La radio educativa y evangelizadora “no es un maíz”.  Pero siembra esperanza, muy humildemente. Y en esta segunda gradua­ción de bachilleres ERSM quedamos más convencidos de que esta modalidad de educa­ción debe seguir en el aire.  Pero ganando conciencia de que, ni la radio ni sus escuelas, pueden vivir del aire.

Mons. Diómedes Espinal De León presidió la Eucaristía, a las 10:00 AM. Y, después, la Graduación.  Una banda de música del Ejército Nacional le dio sabor al desfile de los internos. Recorrieron un breve trecho, pero con alegría. La gente que pasaba por la vía podía decir fácilmente: “Hay fiesta hoy en el CCR de Mao”.

Qué bueno que a pesar de las turbulencias de transporte anunciadas para ese día, el Dr. Ismael Paniagua, pudo llegar a  la fiesta.  Como director del Nue­vo Modelo de Gestión Penitenciaria,  pronunció unas ungidas pala­bras, casi una homilía, invitando al amor, animando a seguir estudiando…  Hermosa foto nos to­mamos con él, Mons. Diómedes, el P. José Victoriano SJ, director de Radio Santa María y sus ERSM, y un servidor. No es una foto cual­­quiera. Es el recuerdo de un acerca­miento hu­mano para co­municar la necesidad de encontrar caminos de sostenibilidad para la labor que realiza la Igle­sia domi­nicana en los Centros de Corrección y Rehabili­ta­ción, a través de  las ERSM. Un mé­to­do pro­bado que ayuda a ser más, y a pasar exitosamente por las Prue­bas Nacionales.

Radio Marién, con la anuencia de las ERSM, ha invertido alrededor de un millón para intentar cubrir el costo de los cursos de los in­ternos. Gracias a la CAF, banco de desarro­llo de Amé­rica Latina, recibimos donativos de RD$ 400,000,00 para los primeros dos años de las becas de los internos del bachillerato.

En los últimos tres años, sin embargo, el monto de la deuda por concepto de las becas otorgadas a los internos de Dajabón y Mao, lle­ga a RD$600,000.  Este desafío debe convertir­se en oportunidad.  Por­que las ERSM deben mantener, expandir y diversificar su presencia educativa en los CCR, mientras gestionan los recursos necesarios.

En el CCR de Mao se graduaron este año 61 internos. Doce completaron su bachillerato, 21 cursaron el Primero, 13 el Segundo y 15 estudiantes aprobaron el Tercero. No son cantidades. Sí son levadura que fermenta la masa.

No podemos descan­sar. Buscamos enredar­nos con aliados y alia­das. Queremos intensificar la colaboración, donde cada uno aporta de lo que tiene y puede.

Entregamos tres mo­dalidades de diplomas, sencillos y hermosos. Buscan animar a los in­ternos, que son una po­blación en movi­lidad, y muchas veces con gran­des dificulta­des para gestionar su documen­tación de estudios.

La modalidad más acabada es el certificado de bachillerato. Do­ce personas celebraron la conclusión de los cuatro cursos. Asigna­mos medallas a tres de ellos. Jesús María Ló­pez Vargas dirigió unas motivadoras palabras de gracias ante sus compañeros, familiares, amigos y autoridades. Una segunda modalidad son los certificados de aprobación de los cursos: primero,  segundo,  y tercero.

Este año introdujimos un diploma que re­conoce el esfuerzo de estudiar en las ERSM, a través de Radio Marién. Y de perseverar, “contra viento y marea”. Esta modalidad consoló mu­chos internos. A veces la documentación no está completa, o no consta  que aprobaron el Octavo Curso. Otras veces, falta la constancia de notas del último curso aprobado. Tam­bién tenemos internos que tienen materias pendientes, o incluso las Pruebas Nacionales.

En mi experiencia, la indocumentación puede tener relación con el nivel de pobreza y fragmentación fami­liar. A veces, también, el delito cometido y la condena que reciben distancia los internos de sus familias.

Agradecemos la pre­sencia y el apoyo de las autoridades competen­tes. El gobernador José Valdez estuvo encabe­zando, así como en el ámbito municipal, el alcalde Odalis Rodrí­guez. Diversas persona­lidades del poder Judi­cial se dieron cita. La Eucaristía presidida por Mons. Diómedes, fue concelebrada por Mons. Sinencio Peralta, y por los sacerdotes Alejan­dro, Victoriano y un ser­vidor.

Concluyendo, siento que debemos seguir adelante, desde Radio Marién, con las ERSM, en los CCR. Se están dando importantes pa­sos. Ojalá podamos in­cluir siempre la Euca­ristía en las graduacio­nes de los CCR. La pre­sencia sacramental de Jesús, y su Palabra y la intercesión maternal de NS de Las Mercedes van haciendo su camino en el corazón de los internos y demás parti­cipantes.

Me quedo con una imagen que me alimenta. Al tomar la foto grupal se oyó la expresión: “los chiquitos delante y los grandes atrás”. Al­gunos se situaron delan­te agachados. Me causó agradable sorpresa el ver que Mons. Dióme­des se sumó a los que estaban delante. Y se hizo pequeño, el presidente de la Conferencia del Episcopado Domi­nicano, como podemos ver en la foto. Ojalá que nuestra Iglesia, condu­cida por esos pastores, nunca permita que las ERSM abandonen  los internos de los CCR. El abajamiento para el servicio es el camino de Jesús para nuestra libe­ración.  Gracias a Dios.