EL PADRE TITO BRANDSMA, SANTO

0
101

Monasterio Ntra. Sra. Del Carmen

Monjas Carmelitas

En el campo de concentración de Dachau (Alemania). Una inyección de ácido fénico puso fin a la vida padre Tito Brandsma, el 26 de julio de 1942.

Era el último acto de la vida de Anno Brandsma, nacido en Ugokloster, en la Frisia holandesa, el 23 de febrero de 1881, hijo de Tito Brandsma y de Teresa Postma, quinto de seis hermanos, cinco de los cuales se hicieron religiosos.

Primeramente se orientó hacia los franciscanos, pero no fue aceptado a causa de su precaria salud. Entonces eligió el Carmelo, por su fuerte devoción mariana.

Inició el noviciado el 22 de septiembre de 1898, asumiendo el nombre de su padre, Tito. El 3 de octubre de 1899 emitió los primeros votos. Estudió Filosofía y Teología. El 17 de junio de 1905 fue ordenado sacerdote.

Desde 1906 estudió Filosofía en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde el 25 de octubre de 1909 consiguió el doctorado; también siguió cursos de Sociología.

Vuelto a su patria, enseñó en Oss y se dedicó al periodismo. Experto en Mística, publicó en holandés las obras de santa Teresa de Jesús, que tradujo del francés.

Desde 1923 enseñó Filosofía e Historia de la Mística en la nueva Universidad católica de Nimega, de la que en 1932 fue Rector Magnífico.

Viajó por Europa y Estados Unidos dictando cursos y conferencias. Fue activo en el Ecumenismo, en la Mariología y practicó el esperanto.

Se opuso al neopaganismo nazi y levantó fuerte su voz en defensa de los judíos.

Nombrado asistente de los periodistas católicos, recorrió el país para convencerlos de no ceder a las presiones de los nazis, que ocupaban los Países Bajos desde 1940.

El 19 de enero de 1942 fue arrestado y, después de varios traslados, llegó a Dachau el 19 de junio. Débil y enfermo, entró en el hospital, donde murió, víctima de la caridad y de la defensa de la verdad.

El 3 de noviembre de 1985, san Juan Pablo II lo beatificó como mártir.

En 2021 la Congregación para las Causas de los Santos reconoció la curación milagrosa de un carmelita estadounidense gracias a su intercesión.

El 15 de mayo de 2022 será canonizado por el papa Francisco en Roma.