EL EVANGELIO EN VERSOS

0
128

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA

No hay dolor más verdadero

Que tener un hijo pródigo

Si el pecado es duradero

No hay quien descifre es código.

Nos salva el perdón de Dios

Cuando a su encuentro salimos

Y si a Dios perdón pedimos

Al encontrarnos los dos.

Si  a pedir perdón salimos

Cabizbajo y caminando

A la misericordia sentimos

Porque nos llega volando.

Nuestro Dios es siempre fiel

A sus promesas o sus Palabras

Respondamos nosotros a Él

Para que las puertas Él nos abra.