El deber de trabajo

0
72

 

 

264 La conciencia de la transitorie­dad de la «escena de este mundo» (cf. 1 Co 7, 31) no exime de ninguna tarea histó­rica, mu­cho menos del trabajo (cf. 2 Ts 3,7-15), que es parte integrante de la condición huma­na, sin ser la única razón de la vida. Ningún cristiano, por el hecho de perte­necer a una comunidad solidaria y fraterna, debe sentirse con derecho a no trabajar y vivir a expensas de los demás (cf. 2 Ts 3,6-12). Al contra­rio, el apóstol Pablo exhorta a todos a ambicionar «vivir en tranquilidad» con el trabajo de las propias manos, para que « no necesitéis de nadie » (1 Ts 4,11-12), y a practicar una solidaridad, incluso ma­terial, que comparta los frutos del trabajo con quien «se halle en necesidad» (Ef 4, 28). Santiago defiende los derechos conculcados de los trabajadores: «Mirad; el sa­la­rio que no habéis pagado a los obreros que segaron vues­tros campos está gritando; y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos» (St 5, 4). Los creyentes deben vivir el trabajo al estilo de Cristo, convirtiéndolo en ocasión pa­ra dar un testimonio cristiano « ante los de fuera» (1 Ts 4,12).

 

265 Los Padres de la Iglesia jamás consideran el trabajo como «opus servile», –como era considerado, en cambio, en la cultura de su tiempo–, sino siempre como «opus huma­num», y tratan de honrarlo en todas sus expresiones. Me­diante el trabajo, el hombre gobierna el mundo colaborando con Dios; junto a Él, es señor y realiza obras buenas para sí mismo y para los de­más. El ocio perjudica el ser del hombre, mientras que la actividad es provechosa para su cuerpo y su espíritu.577 El cristiano está obligado a trabajar no sólo para ganarse el pan, sino también para atender al prójimo más pobre, a quien el Señor manda dar de comer, de beber, vestirlo, acogerlo, cuidarlo y acompa­ñarlo (cf. Mt 25,35-36).578 Cada trabajador, afirma San Ambrosio, es la mano de Cris­to que continúa creando y haciendo el bien.579

 

 

 

 

 

266 Con el trabajo y la laboriosidad, el hombre, partícipe del arte y de la sabiduría divina, embellece la creación, el cosmos ya ordenado por el Padre; 580 suscita las energías sociales y comunitarias que alimentan el bien común,581 en beneficio sobre todo de los más necesitados. El trabajo humano, orientado hacia la caridad, se convierte en medio de contemplación, se transforma en oración devota, en vigilante ascesis y en anhelante esperanza del día que no tiene ocaso. « En esta visión superior, el trabajo, castigo y al mismo tiempo premio de la actividad humana, comporta otra relación, esencialmente religiosa, que ha expresado felizmente la fórmula benedictina: ¡Ora et labora! El hecho religioso confiere al trabajo humano una espiritualidad animadora y redentora. Este parentesco entre trabajo y religión refleja la alianza misteriosa, pero real, que media entre el actuar humano y el providencial de Dios ».582