El hablar de Educación

no es tan sólo presupuesto 

hay mucho más, por supuesto, 

por ejemplo: vocación,

amor y dedicación …

a esta labor ejemplar 

que sirve para templar 

mediante el conocimiento 

ese sólido cimiento 

que soñamos contemplar.

Profesores y estudiantes

son una parte del tema

y completan el esquema

esenciales integrantes 

factores determinantes

como los progenitores 

o, en su lugar, los tutores

que además de información 

permean la formación 

en su rol de forjadores.

El gobierno es el rector

y quien traza la estrategia;

pero, a veces, privilegia

a uno que otro sector

por ganarse al elector

sacrificando al docente

con resultado evidente:

no hay rigor ni calidad,

llevando a la sociedad 

a un estado decadente.

No debe ser un negocio 

que favorezca a empresarios

o a sedientos funcionarios

que se ofrecen a ser socios;

educar es sacerdocio, 

es amor a la enseñanza 

cual labriego en su labranza 

cuando planta la simiente 

la que verá floreciente

porque ha sembrado esperanza.-