Doctor Fernando Ogando.

3
306

La hermana muerte nos ha traído la triste noticia del falle­cimiento del Dr. Fer­nando Ogando. Ogan­do fue maestro y funcionario del Ministerio de Educación. Maes­tro. La preocupación por el otro. El respeto por todos. La simpatía. El creía en lo que trabajaba. Fue de ideas modernas y de valores permanentes. Hombre de fe. No solo sus fami­liares, sino sus amigos, compañeros de trabajo y los que lo trataron lo lloran. Lo creíamos una persona para ma­yores servicios, pero la hermana muerte nos visitó.

Las elecciones. El domingo cinco terminamos un proceso largo y algo accidentado. Dos slogans han venido a darle significado a este proceso: “Se van” y “Cambio.” El primero expresaba el descontento con el equipo del partido de gobierno que se agitaba y desatinaba por encima de todo consejo y crítica. El segundo, de más enjundia, viene a significar un querer más profundo, dirigido no solo al partido de gobierno, sino a toda la sociedad, se quiere un cambio en los valores y en los comportamientos. El reto no es reconstruir partidos, sino la sociedad.

Llegó pronto el tema educación.

No pasaron 24 horas cuando el tema educa­ción llegó a los me­dios. Roberto Fulcar, un gremialista de la educación y jefe de campaña del partido ganador dijo que hay que cambiar el modelo educativo que conduce al fracaso, deserción y desempleo. Que el nuevo gobierno relanzará la formación técnica, se le dará conte­nido a la tanda exten­dida, se renovará el ac­tual curriculum de estu­dios viejos y que debe haber una combinación de clases pre­senciales y virtuales. Al otro día EDUCA aprobó esta última po­sición de combinación de clases. Suponemos que el Nuevo Gobierno hará una amplia consulta para cambiar el viejo modelo educativo. Andando, a lo rápido, le pide incluir dos temas. El modelo y el curriculum no es viejo, es novísimo, pero im­puesto a la carrera, y que los maestros no han asimilado, nos re­ferimos a la formación por competencia. Y algo muy importante, el gremio y los maestros deben discutir y empoderarse de su función en la educación.

El Nuevo Gobierno y las Iglesias. Con el Nuevo Gobierno po­drían volver viejos temas muy discutidos y poco acordados –de por medio está el Códi­go Penal– referentes a la lectura de la Biblia y la educación sexual en las escuelas, las tres causales del aborto, agenda LGTBI, cons­trucciones de iglesias y hasta posible el concordato. Las Iglesias deberían refinar argumentos, dirigirse principalmente a edificar las conciencias de sus feligresías y luego a las instituciones gubernamentales muy en parti­cular a las legislativas.

“Para la población en general, llega el mo­mento de mantenerse alertas y vigilantes, tanto o más como an­tes. Ha sido siempre nuestra aspiración que la sociedad domi­nica­na eleve su conciencia política, aun­que nos perjudique a nosotros mismos. Ese sentir fue el que llevó a Juan Bosch a la política…”

7 de julio de 2020.  Margarita Cedeño de Fernández.

3 COMENTARIOS