Diócesis de Barahona Pastoral Social Cáritas

0
365

PRIMERA PARTE

 

Pastoral Social Cáritas de la Dió­cesis de Barahona lleva a cabo la evangelización de la Iglesia Católica a través de la solidaridad, la promoción humana, la educación, el cuidado de la creación y la justicia. Fue fundada el 3 de noviembre de 1977. Tiene su radio de acción en las cuatro provincias de la región Enriquillo: Barahona, Independencia, Bahoruco y Pedernales. Por su localización geo­gráfica esta región es fronteriza con Haití y tiene 3 de las provincias más pobres del país.

En noviembre de 2018, dirigidos por el Obispo de la Diócesis, Mons. Andrés Napoleón Romero Cárdenas, renovamos la Junta Diocesana de Pastoral Social Cáritas, con representantes de cada zona pastoral de la Diócesis y de cada una de las instituciones sociales que trabajan en ella: Pastoral Social Cáritas, FUNDASUR (Fundación de Apoyo al Suroeste) y LEMBA (Centro de Promoción Cam­­pesina LEMBA).

Ini­ciamos y completamos el proceso de incorporación legal de la ins­titución. FUNDASUR, CEDAIL y LEMBA, con más de cuarenta años de funcio­namiento en nuestra región, queda­ron integradas como miembros de la Pastoral Social Cáritas diocesana. Continúan con sus consejos, proyectos y autonomía de funcio­namiento, pero más coordinadas en sus trabajos desde la Diócesis. La personería jurídica está amparada en el concor­dato firmado en el año 1954 entre la Santa Sede y el Go­bierno dominica­no. También está registrada según la ley 122-05.

Durante el año 2017 hasta marzo del 2018 el obispado de Barahona ha sido ampliamente renovado en su estructura, aprovechando para poner juntas, en su segunda planta, todas las oficinas de las pastorales socia­les, para hacer más fácil el trabajo en común. Alrededor de 33 personas trabajamos en los distintos proyectos y programas que llevan a cabo las distintas instituciones sociales.

En las comunidades hay un nú­mero amplio de colaboradores en los diferentes proyectos. Algunas pastorales sociales parroquiales organizadas nos ayudan a validar solicitu­des de ayuda a enfermos, darle seguimiento a distintos casos y a formular proyectos desde sus necesidades.

Los ejes de trabajo de P.S. Cáritas son los mismos que los de Cáritas Nacional, con acento en algunas ne­cesidades locales más específicas.

  1. Eje Salud, Agua y Saneamiento:

 

La situación de atención en salud es muy crítica para un gran número de familias de escasos o ningún re­curso. Para otras familias una opera­ción, una enfermedad o accidente se convierte en un sumidero por don­de se agotan todos sus recursos y acaban endeudados. Muchos solicitan, a través de sus parroquias apoyo para tratamientos, viajes de salud u ope­raciones. Después de verificar todo se hace un aporte al paciente para ayudarle en su tratamiento, ha­ciendo posible así que varias perso­nas, como Jonny (nombre figurado) niño de 11 años, que nació sin ano, se le haya reconstruido el ano este año, en sucesivas intervenciones.

Para facilitar la educación, prevención y atención a la población más lejana y desatendida tenemos el “Programa de Salud Preventiva, con cursos de Técnicos Comunitarios de Salud” en las dos fronteras monta­ñosas de nuestra Diócesis: en los Arroyos y La Manigua de Peder­na­les, y en Sabana Real, de la Descu­bierta, con formación en Kreol y español para personas de ambos lados de la frontera.

Para facilitar medicamentos a bajos precios a la población de Bara­hona brindamos el servicio de la Farmacia y el almacén de medicamentos del obispado; a la vez nos ayuda a sostener parte de los gastos de Pastoral Social Cáritas.

Para mejorar el saneamiento en algunos barrios de Barahona vamos a ejecutar el Proyecto de construcción de letrinas en el barrio Don Bosco de Barahona, para dotar a 110 fami­lias sin sanitarios, de una letrina, para así reducir la contaminación en este barrio, con apoyo de cáritas ­parroquia­les del arciprestazgo de los Montes Norte de la diócesis de Ciu­dad Real, España. Son personas mayores y muy sencillas las que componen estas cáritas, que están organizando actividades para reunir los fondos para este proyecto, a través del mi­sionero Antonio Fernández y FUNDASUR.

 

Manejo de desechos sólidos. –

 

Con un pequeño proyecto en el municipio de Polo, coordinado por FUNDASUR, y el ayuntamiento, con una inversión de RD 361,050.00 pesos. se realizaron capacitaciones en manejo de residuos sólidos, uso de zafacones, construcción de abo­neras, sensibilización de la pobla­ción sobre el manejo de los desechos sólidos a través de programas de ra­dio. El proyecto facilitó la instala­ción de 25 zafacones, la construcción de 10 aboneras con los desechos y el pase del camión de recogida de la basura. Como resultado del mismo, se logró que el 52% de los hogares usen 3 tipos de envases y re­ciclen los residuos sólidos, así como que los comercios depositen la basura en zafacones, consiguiéndose así una cara limpia para Polo.

 

2.-Eje de Infraestructuras Sociales y Viviendas.

 

Debido a los bajos salarios e in­gresos en la región, la situación de las viviendas es muy crítica para miles de familias. Las maderas y zinc con los que están construidas sus casas sufren graves deterioros, poniendo en peligro sus vidas y su salud. Una fuente de alegría para más de 260 personas ha sido la cons­trucción de 40 viviendas a familias de escasos recursos de la Región Enriquillo a través de la Fundación FUNDEPAZ. Seleccionadas a través de sus parroquias, han visto cambiar sus casitas deterioradas por casas de 62 m2, de 3 habitaciones, sala, cocina, baño, galería, construida en block y techada en zinc.

Además, han tenido el regalo de las camas, mesa y sillas de comedor, estufa y tanque de gas. El 4 de agosto en la catedral de Barahona recibieron sus llaves de mano de las fa­mi­lias donantes venidas desde EE. UU., la mayoría dominicanos que aportaron los 8,000 dólares por casa.

Otro proyecto ejecutado este año es el Mejoramiento de las condicio­nes habitacionales de personas con VIH en Villa Central, con el apoyo de CONAVIHSIDA, reparamos 22 vi­viendas y construimos cinco nuevas para personas en situación de po­breza y vulnerabilidad.

También hemos construido el Centro comunitario en la comunidad de Las Minas, desde el proyecto de Seguridad Alimentaria.

Fueron reparadas las edificacio­nes del obispado, las entidades de Pastoral Social están ubicadas en espacios confortables y más comunicativos.

LEMBA ha priorizado la cons­trucción de viviendas para parejas jóvenes que tienen una familia con niveles de estabilidad en las comunidades, a madres solteras jefas de familia que crían sus hijos a base del trabajo y liderazgo comunitario. Se han construido varias casas con un fondo rotatorio, que las familias van devolviendo.

Con lo recaudado en la Diócesis en la “Colecta del Sacrificio” cada año reparamos varias casitas en mal estado, a solicitud de las parroquias. Les pedimos también a las parroquias que les hagan su colaboración en esta reparación.

Estamos terminando la Construc­ción de una fábrica de productos lác­teos en la Colonia de Juancho” (fi­nanciada por Populorum Progressio y el estado dominicano), dándole seguimiento a la donación de vacas que se les hizo en años anteriores a ganaderos de esta comunidad, desde FUNDASUR.

 

*Otras obras comunitarias:

 

Cons­trucción de 20m. de muro de gaviones, mantenimiento de 2, 400m de canales de riego, instala­ción alcantarilla de 20m, construcción de 7 kioscos para mejorar la ex­posición de productos agrícolas que ofrecen en la pista hacia Santo Do­min­go, algunos productores de las comunidades de El Higuito y Quita Cora­za. Esto con una inversión de 1,339, 152.00 pesos. Con estas obras se ha contribuido a garantizar el rie­go de 3,000 tareas de terrenos puestas en producción por 112 familias. Tam­bién fue rehabilitado el centro comunitario de Sabana Real para contri­buir con el desarrollo de las activida­des que llevan a cabo los ­residentes.

 

*Construcción y rehabilitación de acueductos. Se realizaron estudios para la construcción de 3 acueductos y un aljibe colectivo en 4 comunida­des, incluyendo una comunidad hai­tiana. De estos estudios, dos acueductos fueron reparados, a un costo RD$1,395,309.00 pesos, para los demás, se han elaborado los proyectos para la implementación.

En Sabana Real hemos construido un acueducto comunitario llevando el agua a todas las casas. Con la mala suerte de que la maquinaria de Obras Públicas, en la rehabilitación de la carretera, ha destruido los tubos por varios puntos, perjudicando gra­vemente esta obra que llevaba alegría y salud a la comunidad.

Esperamos que el Ministerio se haga responsable reconstruyendo lo que ha dañado.