Cursillistas de Matanzas celebran ultreya zonal

0
81

Santiago: El Mo­vimiento de Cursillos de Cristiandad, Zona Pastoral de Matanzas, celebró el pasado mar­tes 18 de febrero su Ultreya Zonal, en la parroquia San Antonio de Padua, del Distrito Municipal de Gua­yabal.

El encuentro de hermanos inició a la siete de la noche, con la Eucaristía que presidió el padre José Antonio Álvarez, quien al inicio de la homilía, saludó a los presentes y de ma­nera especial a los cursillistas, en oca­sión de celebrar ese gran en­cuentro ¡de colores!

El padre Álvarez también exhortó a los cursillistas a mantener vivos esos colores, viviendo el cuarto día, trabajando para Cristo y la Iglesia. Además, motivó a la feligresía a realizar el Cursillo de Cristian­dad, para que vivan esa gracia espi­ritual, y se conviertan en nuevo servidores de la Iglesia.

Al final de la Euca­ristía, el vocal parroquial Alexis Tavárez, invitó a los cursillistas a pasar al salón parroquial para continuar con el desarrollo de las actividades, luego de la entonación del canto De Colores, Kirsy Pichardo, y Francisco Batista, tu­vieron a cargo la ora­ción inicial y la invocación al Espíritu San­to.

“La vocación de servicio desde la vida espiritual”, fue el tema principal de la noche, a cargo de Amaurys Lora, mientras que el testimonio de vida un antes y un después, estuvo a cargo de Luz Mercedes Coronado. En tanto la vocal zonal, Kenia García, en un ambiente de go­zo y alegría, ex­presó pala­bras de motiva­ción, agradeciendo a los cursillistas de distintas parroquias, por el apo­yo masivo en el en­cuentro ¡De Co­lores!

También se aprove­-chó el momento para presentar a la nueva integrante del movi­miento, Teresa Tavá­rez, quien contó la ex­periencia y la espiri­tualidad vivida en los tres días de prepara­ción.

La Zona Pastoral Matanzas está integrada por los centros pa­rroquiales: San Ramón Nonato, de Baitoa, Je­sucristo Redentor, de Matanzas, San Juan de La Cruz, Sector Hato Mayor, Santa Te­resa de Jesús, de Los Ala­mos, N. S. de Las Mercedes, de Canaba­coa y San Antonio de Padua, de Guayabal.

.