Celebrando tu día, Papá

0
381

Este año hemos estado celebrando las fechas memorables a distancia y el día de los padres no es la excepción. El confinamiento ha limitado mucho las manifestaciones de amor a nuestros seres queridos donde un abrazo se ha convertido en un signo que se ofrece a distancia.

Esta es la oportunidad de darnos cuenta del verdadero valor que tienen estas celebraciones, lejos de verlo como un asunto comercial donde impera lo económico.

Si bien es cierto que en estas fechas tan importantes queremos agradar con un obsequio, no menos cierto es que ese obsequio poco valor posee cuando es entregado únicamente en días como este, olvidando los demás días del año en que también se dé el regalo de la compresión, el respeto, la tolerancia, la compañía… en fin todo aquello que no se compra con dinero. Son muchos los padres que se han sacrificado por dar lo mejor a sus hijos dejando estudios, gustos, hasta pasatiempos por entregar momentos de calidad. Al igual que las madres ellos merecen ser reconocidos, pues, aunque en ocasiones son fuertes y exigentes también muestran su lado sensible y tierno llegando a ser un modelo para sus hijos.  También es tiempo propicio para elevar una oración por aquellos que ya no están con nosotros pidiendo a nuestro Padre Celestial les conceda el perdón y les tenga en lugar de su reino.

Abracemos con nuestra oración a todos los padres que celebran con entusiasmo ese don hermoso de no solo dar vida, sino también de cuidar, ver crecer, apoyar, acompañar, aconsejar.

Recordemos esta frase: “Un padre no es el que da la vida, eso sería demasiado fácil, un padre es el que da el amor” (Denis Lord, novelista canadiense).