Celebran 50 años de consagración de Sor Hilda Bautista y 25 de Sor Mirian Arias

0
57

 

 

El pasado 29 de febrero la Congregación Hijas de la Caridad del Cardenal San­cha celebró los 50 años de consagración de Sor Hilda Bautista, y los 25 de Sor Mirian Arias, con la Euca­ristía presidida por el padre Elvis Bautista, en Jara­bacoa.

Al agradecer a Dios por su vida y vocación, Sor Hilda dijo que “Hoy es un día para dar gracias a Dios, que nos ha permitido cele­brar nuestro jubileo de plata y oro, como Hermanas de la Caridad del Cardenal San­cha. Estos años han pasado muy ligeros, tal vez como un soplo del Espíritu Santo que nos llenó de fortaleza, sabiduría y alegría para servir al Señor”.

“La vida consagrada res­ponde a una llamada, una invitación y una aceptación voluntaria. Es como la llamada que Jesús hizo a cada Apóstol, cuando les dijo: Sígueme, Ven con­migo. Te invito a que for­mes parte de mis amigos y mi familia. Quiero com­partir contigo un proyecto maravilloso que he recibido de mi Padre. Y dejándolo todo, le siguieron, así como tantos otros religiosos y religiosas, como nosotras hoy, hace 25, 50 años. Y es que vale la pena gastar la vida en esta experiencia del amor liberador de Dios”, dijo Sor Hilda.

Palabras de Sor Mirian:

“Jesús dice en las Sa­gradas Escrituras”: “No me han elegido ustedes a mí, soy yo quien los he ele­gido”. Porque Él escoge a quien quiere y cuando quie­re. No escoge los mejores, ni los menos buenos, sino a los que Él quiere, por eso decimos que la vida con­sagrada es una vida de fe.

“Cada apóstol se animó y se arriesgó a seguir a Jesús, dejando atrás su vida, trabajo, bienes y familia para emprender una nueva aventura con Jesús.

Es por eso que esta es decisión vocacional hay que celebrarla con los fami­liares, amigos y compañe­ros, con la máxima cele­bración de acción de gra­cias, que es la Eucaristía”.