Capilla Musical Santiago Apóstol ofrece Concierto de Navidad

0
58

La Parroquia Uni­versita­ria Nuestra Se­ñora de la Anunciación, de la PUCMM, fue el espacio que sirvió de escenario al majestuoso concierto de gala de Navidad que ofre­ciera la Capilla Musical Santiago Apóstol “El Ma­yor”, la no­che del jueves 13 de diciembre. La agrupación coral, que dirige el sacerdote Carlos Santana, de la Arqui­diócesis de Santiago, estuvo acompañada de la extraordinaria Orquesta Clásica de San­tiago, un incipiente pro­yecto musical que aglutina a jóve­nes talentos de todo el Cibao bajo la dirección del maestro Porfirio Méndez.

Los participantes, que abarrotaron la iglesia a su capacidad, pudieron disfrutar de un fino programa mu­sical, el cual se abrió con la interpretación “a cappella” del universalmente conocido himno Adeste fideles, un anónimo del s. XVIII que se ha convertido en uno de los temas musicales más representativos del período navi­deño. De igual manera, “a cappella”, o sea, sin acompañamiento musical”, el coro interpretó un hermoso villancico andaluz titulado “Una pandereta suena”, para sorprendernos, luego, con una magnífica interpreta­ción de un góspel originario de las islas Trinidad, conocido como “The Virgin Mary had a Baby Boy”, entre otras piezas que no tuvieron otro acompañamiento musical más que las magníficas vo­ces que componen la Capilla Musical Santiago Apóstol “El Mayor”.

La Orquesta Clásica de Santiago tuvo su destacada participación al acompañar magistralmente composicio­nes de Adolphe Adam, José María Cano y otros, entre las que se destaca el “Ave Ma­ría” de Vavilov, atribuida a Giulio Caccini y que tuvo como solista al mismo director del coro, el padre Carlos Santana.

Uno de los momentos más emocionantes del con­cierto fue la destacada participa­ción del tenor capitalino Nelson Veras, el cual, ha­ciendo uso de sus magníficas dotes vocales, sorpren­dió a los presentes con una extraordinaria interpretación de la pieza “Dios nos bendecirá”, del musical A Christ­mas Carol, de Disney, inspirada en la conocida obra de Charles Dickens. También los ritmos tradicionales do­minicanos tuvieron su espacio en este grandioso con­cierto. No faltaron piezas de conocidos autores como Julio Alberto Hernández y Ramón Díaz, de cuya auto­ría fueron interpretados los temas “En Aquella Esquina” y “Amor y perdón”, así como un hermosísimo ­villancico de nuestro afamado compositor Cheo Zorrilla, titulado “La Sagrada Familia”.

De igual manera, fue ofrecida al público una delicada composición musical inspirada en un poema de Mons. Juan Félix Pepén, que lleva por nombre “En Belén en un pesebre”, cuya melodía es de la autoría del seminarista Jacobo Lama Abreu, de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Durante el intermedio del concierto se tuvo la declamación del poema “Rumbo a una estrella”, autoría de la Prof. Elsa Brito de Domínguez, magistralmente realizada por Rosa Iris Clariot.

Antes de terminar el concierto, el padre Carlos San­tana dirigió algunas palabras al público en las que, además de agradecer la participación de los presentes, así como a los patrocinadores del evento, hizo una apolo­gía del arte y de la belleza, lamentándose de que en los últimos tiempos se ha dado, desafortunadamente, paso a la vulga­ridad y a la chabacanería, incluso en los mismos espacios sagrados.

Destacó, además, que la capilla Musical Santiago Apóstol ha querido, desde su fundación, ponerse bajo las efectivas indicaciones del Concilio Vaticano II en cuanto a la ejecución y difu­sión del arte musical de la Iglesia, lejos de toda interpretación desviada por in­fluencias ideológicas ajenas al contenido auténtico del Concilio. El concierto concluyó con la repetición, a petición del público, de la pieza “Dios nos bendecirá”, la cual suscitó una prolongada ova­ción a su magnífico in­tér­prete, el tenor Nelson Veras.

A seguida, el Coro y la Orquesta cerraron el programa con las notas del cono­cido “Aleluya”, del oratorio “El Mesías”, de Haendel, el cual –según la tradición– fue escuchado de pie por los presentes. El concierto estuvo encabezado por el Rector Magnífico de la PUCMM, el Pbro. Dr. Ramón Alfredo de la Cruz Baldera, y contó con la presencia de destacadas personalidades del mundo académico y empresarial.