ÁNGELES MINISTROS DE LA MISERICORDIA DE DIOS

0
27

Anatol Kuznetsov (1929-1979), escritor ruso, autor de la célebre novela Babi Jar (1966), sobre el exterminio de la humanidad judía cerca de Kiev durante la Segunda Guerra Mundial, en su popular cuento: Continuación de las Leyendas (1957), hace sorprendentes reflexiones sobre la vida y el hombre moderno. Al hablar a los jóvenes, dice:

¨La vida de hoy es una jungla llena de depredadores. Quien primero muerde la garganta de la otra persona tiene razón. Las ideas hermosas solo están en los libros, solo por el bien de la apariencia, para uso externo. Todos nosotros, cuando somos jóvenes, salimos de aquí, buscamos la verdad, y luego nos acostumbramos… y lo mejor es buscar un lugar tranquilo y vivir con modestia y tranquilidad. Mira a tu alrededor: cuando eres pequeño, te diviertes, lees varios libros, te conmueves, sientes pena y la gente tiene preocupaciones por el dinero, los abrigos, la vivienda; él es más sabio e inteligente, quien empuja: no mirarás hacia atrás, y ya conduce este su propio automóvil. Y ustedes afinan o rechinan los dientes¨.

Desafortunadamente, hoy prevalece la presión psicológica del éxito. Se nota aquí cierto tipo de tiranía material, tener más y más, ganar posiciones, arreglarse a costa de los demás. Sin logros claros, han sido apartados o al menos les han dado la sensación de que cuentan con poco porque valen poco. Según Dios, un verdadero hombre de éxito es aquel que ha aprendido a vivir entre la gente y es amable con ella, que a pesar de todo lo que pudo haber degradado su humanidad, puede salvarla dentro de sí mismo, que irradia serenidad, esperanza y paz.

Todo esto radica en el drama que tuvo lugar en los principios de la historia humana, en el drama que hirió, agravió y degradó al hombre, que violó la armonía del hombre con Dios, del hombre con el hombre y del hombre consigo mismo. Dios, sin embargo, no podía aceptar el hecho de que el hombre, hecho a su imagen y semejanza (Gn 1,27), permaneciera en este estado para siempre. En su misericordia, inmediatamente se dedicó a salvarlo, sirviéndose de las criaturas fieles a él, los ángeles. Veamos cómo lo describe el libro del Génesis: ¨Y le echó Yahveh Dios del jardín de Edén, para que labrase el suelo de donde había sido tomado. Y habiendo expulsado al hombre, puso delante del Edén querubines, y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del jardín de la vida¨ (Gn 3, 23-24).

El autor inspirado, que vivió en la época del rey David, quiere transmitir a personas de todas las generaciones y culturas verdades esenciales sobre Dios, sobre el hombre y sobre el mundo. Este texto puede calificarse como ejecución de la sentencia. Ese ejecutante es Dios mismo, su acción con respecto al hombre se describe en tres verbos hebreos: salah, garas y sakan.

El primero: salah, quita, aleja, envía fuera del paraíso. Para que no haya dudas, el segundo verbo lo aclara. El segundo: garas, que significa exilio. Y el tercero: sakan, que significa pone, arregla. Frente al Jardín del Edén están los querubines y una espada flamígera que gira. Esto completa el drama del hecho, ya que la puerta del paraíso no solo se cierra, sino que también comienza a ser cuidadosamente custodiada. Dios asigna tareas específicas al hombre, a los querubines e incluso a la espada. El hombre debe cultivar la tierra de la que fue tomado, los querubines y la espada llameante y giratoria deben proteger del hombre el árbol de la vida. ¿Qué hay detrás de esta decisión divina?, ¿Cómo explicar esta acción divina? Esto lo meditaremos en el próximo artículo

Padre Jan Jimmy Drabczak, CSMA