Vicaría de pastoral

XXIV- ENCUENTRO DIOCESANO DE PROGAMACIÓN

Sábado 12 de noviembre 2023

La Diócesis de San Juan de la Maguana celebró su XXIV (vigésimo cuarto) Encuentro Diocesano de programación pastoral, presidido por su nuestro Obispo y pastor: Monseñor Tomás Alejo Concepción y la presencia de los sacerdotes, los diáconos, religiosas y los laicos. Con la asistencia de unos 300 Agentes de pastoral.

Se dio apertura con la oración de invocación a cargo de las hermanas servidoras de la Palabra y el Padre Guadalupe, después el Reverendo Padre Santo Cabral Luciano vicario de Pastoral, se dirigió a la Asamblea dando la bienvenida a todos los presentes, pase de lista, para llevar el control de las parroquias presentes. De las 39 parroquias, solo 4 no participaron del encuentro. Las orientaciones del Padre se enmarcaron en definir ¿Qué tipo de programación queremos y necesitamos? Una programación sencilla, centrada en el misterio pascual de Jesús, que impacte directamente el corazón de cada persona y le lleve a la conversión.

La programación de este año 2023 debe responder a tres preguntas claves: ¿Por qué y para qué programamos? ¿Qué es lo que programamos? ¿Para quién Programamos? La Iglesia planifica y programa las acciones pastorales, porque es un cuerpo vivo, compuestos de diferentes miembros, con funciones distintas, pero con mismo fin, hacer visible en Reino de Dios, en realidad la existencia de cada uno de los hijos de Dios.

Las Orientaciones pastoral de Monseñor Tomás Alejo Concepción, sirvió de texto base, sobre las cuatro prioridades o ejes transversales de este año 2023, que son: Familia, Catequesis, Jóvenes y Vocación, con un perfil de identidad de los todos Agentes Pastorales, como discípulos misioneros a la luz de Aparecida.

Monseñor resaltó el tema de la formación permanente de todos los Agentes de pastoral, así como la importancia de la dimensión espiritual, de todos los que trabajan en la pastoral Familiar, la Catequesis, los Jóvenes, las Vocaciones, la educación y las demás Áreas de Vida Eclesial. Esta es una tierra de Misión, todas las congregaciones deben tener el Sur como una prioridad, para abrir nuevas casas de misión. El servicio de los en la Evangelización tiene que notarse, no como una ayuda al padre, sino como la participación plena de su vocación bautismal. Por la que participan con Cristo de su triple dimensión: Sacerdote – Profeta y Rey. No es que se quiere clericalizar el laico, pero sí, que ejerza su misión que le corresponde bautizado.