Acontecimientos del 2018

0
83

El mundo, la sociedad es un “continuum”  que no se divide ni en días, ni en años ni en siglos. La divi­sión es un recurso de la mente humana para datar y organizar los hechos donde se destacan aquellos más sonoros, a veces pasando por alto los pequeños y callados que son quizás más constructores de sociedad.

Por ejemplo, la violencia, la co­rrupción, la fármaco-dependencia, la migración, por decir, son hechos-signos de nuestro tiempo. Ellos van conformando nuestras vidas y van demandando de iniciativas y soluciones

En nuestro país la corrupción, la seguridad pública y la política – la continuidad del Ejecutivo–, si­guen dominando el escenario nacional.

Quizás lo más sobresaliente fue la aprobación de la Ley de Partidos (33-18) discutida por años y finalmente aprobada en el mes de agosto. Se espera que la ley discipline y haga transparente el comporta­miento de los partidos y las instituciones.

Pero siguió estando presente la discusión de la reelección presidencial, el artículo transitorio de la re­forma constitucional de 2015 que prohíbe “En el caso de que el Pre­sidente de la República correspondiente al período constitucional 2012-2016 sea candidato al mismo cargo para el período constitucional 2016-2020, no podrá presentarse para el siguiente período ni a nin­gún otro período, así como tampoco a la Vicepresidencia de la Re­pública.” Hay que tener presente que este párrafo transitorio es fruto de la reforma que posibilitó la  reelección del presidente Medina en el 2016. A esta lucha-discusión se debe añadir los esfuerzos del expresidente Leonel Fernández de alcanzar la candidatura de su Parti­do a la presidencia.

 

El tema se agravó cuando el abogado Fredermido Ferreras alegando violación de los derechos fundamentales al gobernante, so­metió, el 15 de febrero, en el Tribunal Constitucional, una acción directa de inconstitucionalidad contra la disposición transitoria vigésima de la Constitución que le prohíbe al presidente Danilo Medina presentarse como candidato en las elecciones del 2020. El Tribunal Cons­titucional declaró inadmisible, el 13 de agosto la acción, adu­ciendo que no se puede declarar inconstitucional la Constitución.

 

La visita del presidente a China. El 1 de mayo la República Dominicana tomó una decisión trascendente de romper sus tradicionales relaciones con Taiwan y establecerlas con la China, en me­dio de grandes expectativas de lograr mayores cooperaciones eco­nómicas y con la oposición de los Esta­dos Unidos. Del 31 de octubre al 8 de noviembre el presidente Medina visitó la China y firmó diez y ocho acuerdos de intenciones de co­operación cultural y económica que precisarán de posteriores concreciones.

Elecciones en Brasil y México, los dos grandes países de Améri­ca. Estas elecciones no solo supu­sieron un cambio de presidentes sino de estilos e ideologías. Aunque en ambos predomina un estilo po­pu­lista de amenazas y promesas, cada uno tiene su propio perfil hu­mano y político. En el Brasil, la sombra de la corrupción de Ode­brecht y la pri­sión del ex presidente Ignacio Lula da Silva permitieron la aparición y triunfo de un exmilitar, diputado, ultraderechista, auto­ritario, amenazador de radicalismos  Jair Bolsonaro el 7 de octu­bre.

México eligió a un veterano de las luchas políticas. Andrés Manuel López Obrador, de marcado conte­nido social, defensor de los pue­blos indígenas y de los pobres, crítico del dispendio de los pasados gobernantes. Tendrán que pasar de las declaraciones e intenciones a los hechos. Cada uno, en su estilo, se podría convertir en modelo de una nueva clase política.

 

Cambios en el gobierno de Cuba. El 19 de abril, finalmente, se realizó el ya anunciado cambio en el gobierno cubano. Miguel Díaz-Canel, un joven miembro del Par­tido Comunista, fue elegido sucesor de Raúl Castro a la presidencia de Cuba, poniendo fin a cerca de seis décadas de mandato de los hermanos Castro. La opinión predo­minante sería la realización de cambios modestos en la política y la economía.

 

La visita del papa Francisco a Chile y Perú, del 15 al 22 de ene­ro. Fue un gran reto, visto que Chile es uno de los países más se­cula­rizados, y en esos momentos estaba siendo sacudido por escándalos en el mundo clerical, en particular la “efebofilia” del caso Karadima. Aunque en un inicio el Papa trató de sobreponerse a los hechos, se le vio caer en contradicciones, y tener que tomar poste­riores decisiones radicales al punto de convocar a todo el episcopado chileno al Vaticano y  llegar a aceptar la renuncia de todos los obispos como un medio que facilitase las correcciones necesarias.

Sínodo de la Juventud. 2018 y 2019 serán años marcados por los jóvenes y su pastoral.  En el mes de octubre de 2018 se celebró en El Vaticano un sínodo bajo el lema “Los jóvenes, la fe y el discerni­miento” que buscaba conocer el contexto en que viven los jóvenes, dar claves de lectura sapiencial a esa situación y ofrecer op­ciones para una conversión espiri­tual, pastoral y misio­nera.

Los jóvenes, concluye el documento sinodal, están llamados a reunirse en la única y universal llamada a la santidad, a un cambio de perspectiva, a renunciar a la vida muelle, a vivir en medio de la persecución y a permanecer fieles al Evangelio.

Y en esta misma línea, la próxima Jornada Mundial de la Juventud  que se celebrará en la ciudad de Panamá los días del 22 al 27 de enero bajo la inspiración de María, “He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu pala­bra” (Lc 1,38).