Violencia política

0
79

En estos días nos llegan noticias de una intensificación de las luchas políticas, violentas, ca­llejeras, sin dirección grupal, pero con recla­mos nacio­nales, étnicos, socia­les y políticos. Las estamos viendo en Hong Kong, China; en Cataluña, España; en Haití, en Ecuador, en Bolivia y en Chile. Las manifes­taciones van desde la protesta pacífica hasta las violentas con saqueos, fuegos, heridos y hasta muertos. Para algunos son fruto del ánimo levantisco de grupos juveniles que pro­testan porque quie­ren una vida fácil. Otros consideran que una conspiración se esconde detrás de ellas para subvertir el or­den mundial. Pero otros las explican co­mo fruto de un creciente descontento ante el engaño, la vana pretensión de algunos po­líticos e informadores que buscan convencer y contener la indignación de los pueblos con la manipulación y la cosmética de la injusticia social.

 

La pornografía.“La pornografía es una epidemia silente” es el título de la revista Prio­ridades de la Igle­sia Adventista, publicada en mayo de 2017. La pornografía, mayormente la digital, es de consumo creciente en­tre adolescentes y también adultos que buscan conocimientos y sa­tisfacción sexual en lo escondido y solitario de la computadora. Crea hábitos indivi­dua­listas, no de pareja. Y, pongan atención, hace de la mujer objeto de placer. A largo plazo no proporciona el pla­cer buscado. Y es una adicción que se hace muy difícil independizarse de ella. Para los profesionales de la salud mental el cami­no de su superación pasa por la conversa­ción se­ria y respetuo­sa del tema sexual en­tre pa­dres e hijos y entre la pareja.

 

Si quiere, ría. En 1928, el l8 de no­viembre, se exhibió la primera película del ratón miguelito, Mi­ckey Mouse, llamada “The steamboat Wi­llie” (el vapor Willie ) dirigido por Walt Dis­ney. Disney 1901-1966) fue un genio del arte de la recrea­ción, imaginación chispeante, creó mu­chos personajes hu­morísticos que vinie­ron a divertir a niños y adultos. Ria, que alguien dijo que la risa es buena medicina.

 

Y las preguntas son. Después de los procesos electorales y de oír decir y contra­decir, las preguntas son: ¿Nos respetamos más? ¿Conocemos más a las personas de los candidatos y sus programas? ¿Hemos emitido un voto libre y consciente? ¿He­mos creado más confianza en las gentes, las autoridades y los procesos? ¿Se han fortalecido los procesos electorales? ¿Qué nos da más confianza, el conteo manual o el electrónico, de los vo­tos? ¿Han sido transparente los procesos electorales? ¿Ha salido ganando la demo­cracia? ¿Somos más demócratas? ¿Esta­mos contentos con lo sucedido?

 

San Martín de Porres celebra el día 3. San Martín fue un mulato, hijo de no­ble español y negra esclava nacido en Lima, Perú en 1569.

De oficio médico-curandero-farmacéutico. Hombre devoto de misa diaria y co­munión semanal. Se dedicó al servicio de los pobres. Discri­mi­nado y subestimado por el color de su piel. Decidió ser admitido con los padres domi­nicos, demoraban su admisión y fue finalmente aceptado pero no para el sacerdocio, sino para ocuparse de trabajos de servicio de la casa. Dedicó su vida a la oración y al servicio de los demás, tanto de los monjes del convento como de los pobres de la ciudad. Ya en vida, ad­quirió fama de santo y venían muchos a pe­dirle medicinas, consejo y bendiciones.