Entre las tareas de San Miguel Arcángel está participar en el juicio de Dios sobre los hombres, donde San Miguel intercede por las almas del purgatorio. Su más importante tarea es acompañar  al hombre en el camino de salvación, conducirlo al cielo. Los ángeles, siendo enviados por Dios, tratan de servir y proteger al hombre en este camino de salvación. Por otro lado, las almas en el purgatorio anhelan a Dios y anhelan la purificación, y como ya no pueden hacer nada por sí mismos, necesitan apoyo e intercesión especial de los fieles en la tierra y de los santos y ángeles en el cielo.

Los Miguelitas, por tener a este grandioso patrón, nos sentimos comprometidos en alentar y recordar sobre el mundo espiritual, sobre esas almas que tan a menudo quedan olvidadas por sus familiares, cuando se trata de oraciones e indulgencias que necesitan y solo nosotros les podemos proporcionar esta ayuda. Y aunque algunos momentos especiales terminaron, ya que el 2 de noviembre celebramos el Día de los Fieles Difuntos y visitamos los cementerios donde están enterrados nuestros familiares y amigos. Es natural recordarlos y lo mejor que podemos ofrecerles es nuestra oración.

Como muestra la enseñanza sobre el purgatorio, los que están allí necesitan apoyo para alcanzar la gloria celestial. Es san Miguel Arcángel a quien se le confió un cuidado especial para consolar a las almas del purgatorio y llevarlas al cielo. La creencia y las prácticas comunes de la Iglesia sugieren que el Arcángel Miguel juega un papel especial en la obra de salvar las almas en el purgatorio y eso lo podemos percibir gracias a los textos de la liturgia de la Iglesia y la enseñanza de los santos.

El ángel es quien  conduce al reino de los cielos.  Durante las misas celebradas por los difuntos, la Iglesia a menudo pide la intercesión de san Miguel Arcángel. En las oraciones masivas, lo llamamos: el ángel que conduce al Reino de los Cielos y el heraldo de la misericordia de Dios. A veces, incluso se le llamaba directamente el “guardián del purgatorio”, quien vigila en nombre de Dios.

Los santos tampoco son indiferentes en desempeñar este papel iniciado por los  ángeles. Como decía san  Anselmo: El príncipe de la Milicia Celestial es todopoderoso en el purgatorio y puede acompañar a las almas de los fieles a quienes la justicia y santidad del Todopoderoso dejó en un lugar de castigo temporal.

Batalla de oración con san Miguel Arcángel por los difuntos y prórroga de indulgencia para todo el mes de noviembre debido a la pandemia.

Del 2 al 10 de noviembre, invitamos a los fieles a visitar el cementerio y recibir la Comunión por estas almas. Y para conseguir la indulgencia bajo las normativas que prevé la ley sobre las indulgencias.  El 22 de octubre la Penitenciaría Apostólica hizo una prórroga, por lo cual el martes 16 de noviembre, durante la Misa de San Miguel Arcángel, tendremos una misa por los fieles difuntos, cuyos nombres han sido anotados en hojas especiales por los fieles.  Asimismo, a lo largo del mes de noviembre, en el santuario de San Miguel Arcángel, Cuesta Colorada, Santiago,  se llevará a cabo una oración por los difuntos bajo el título  Una batalla de oración con san Miguel Arcángel por los difuntos, donde todos los días en la exposición del Santísimo Sacramento adoraremos a Dios con san Miguel, y rezaremos  el santo Rosario por estas almas.