Una amenaza

0
140

El apoyo a la democracia en República Domini­cana ha bajado 10 puntos en el último año, al pasar del 54% al 44% en este 2018. El dato lo recogemos del reciente informe de Latinobarómetro.

Este hecho nos preocupa, porque el desencanto y la frustración de la pobla­ción, frente a este sistema de gobierno, puede condu­cirnos a un escenario no deseado, sería volver a épocas llenas de horror y represión ya superadas, gracias al arrojo y entrega de quienes cre­yeron en la libertad, y se inmolaron por ella.

¿Por qué este desencanto y apatía ante un régimen democrático? La razón ­tenemos que buscarla en el engaño que ha sufrido gran parte de la población, frente a la falta de solución de sus necesidades básicas.

El pueblo observa cómo un sector de la clase política dominicana ha mostrado un afán de acumular rique­zas, no importando los medios para conseguirla, y, cómo estos grupos les estrujan en el rostro de los empobrecidos, un ascenso social lleno de impunidad y complicidades.

Han hecho de la viola­ción a la Ley un estilo de vida. Están seguros de que no habrá consecuencias.

La falta de conciencia por quienes violan todas las reglas de la comunidad humana es lo peor que nos está pasando.

Pero todavía estamos a tiempo para recuperar el espacio perdido, y abrir surcos en donde florezca la justicia. El compromiso es de todos.

Esperamos que la indi­ferencia jamás sea la actitud tomada frente a los que aman esta Patria de labios, pero su corazón está muy lejos de querer hacerla próspera y feliz, pensando en el bien común.