Un sacrificio atroz una mañana de enero

0
18

Sacrificar animales

como alimento o tributo

es un humano atributo

registrado en los anales

de costumbres ancestrales 

que arrastra la humanidad

a la irracionalidad

o un vital imperativo 

que hace al humano cautivo

de un acto de iniquidad.

 

En un solar vecinal

escucharon mis oídos 

inconfundibles balidos

en horario matinal

una cría de un animal

la que pensaba atrapada

se incorporaba trepada

sobre elevado cimiento

en busca de su alimento

de una rama levantada.

 

Llamó aquello la atención 

nuestra y del vecindario

porque escuchamos a diario

al “vecinito” en cuestión 

buscando la solución 

de su apetito saciar

se nos hizo familiar

el sonido de sus “voces” 

acompañando de coces 

su instintivo defoliar.

 

Nos despertaron lamentos

que nos sonaron horribles 

unos balidos terribles 

convertidos en tormentos 

que llevaron sufrimientos,  

horrores y desazón 

al conocer la razón 

del desesperado grito:

“¡Han matado ya al chivito!”

Me destrozó el corazón.-