UN PASO POR MI FAMILIA Arquidiócesis de Santiago de los Caballeros

0
78

Ese mismo día la Iglesia honra a Jesucristo Rey del Universo y clausura las actividades con motivo del Mes de la Familia.

Monseñor Bretón en su homilía hizo alusión al por qué de tanta violencia en el país y concretamente la alta tasa de feminicidios que ha salpicado de sangre a toda la sociedad dominicana, la cual está aterrorizada ante tantos hechos violentos.

Estas acciones de barbarie dejan en la orfandad a muchos niños. La razón del por qué suceden estos actos de violencia encuentra res­puesta en la ausencia de Dios en la vida de los hogares y los miembros que lo conforman; el craso machismo existente en nuestra sociedad. El hembrismo, el cual enfrenta a la pareja en un círculo sin salida que termina con el asesinato de tantas mujeres víctimas de la violencia desenfrenada, ejercida por hombres machos, que creen que la mujer es un objeto de su propiedad, tratada a su antojo.

Monseñor ponía como contraste el ejemplo de su familia, y de cómo lo criaron a él y sus hermanos, unos padres que supieron sembrar en ellos valores humanos cristianos. Y decía el que los frutos están ahí, y que hablan por ellos mismos, “yo no puedo inventármelos. Si nosotros, hijos de papá y mamá, somos lo que somos hoy, es porque mis padres lo dieron todo por nosotros para que tuviéramos un hogar donde se viviera en paz y armonía, en el respeto y consideración a los demás. Y exhortó a todos para que promuevan familias sanas que vivan de la fe, del amor y respeto a los demás. Solo así, asumiendo su papel de buenos formadores de personas, los padres de familia se aprestan a tener mejores hijos y por en de, mejor sociedad.

Alentó a fomentar la buena crianza en los hijos y a la vez fomentar las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y santos matrimonios.

Ojalá que esta actividad despierte en los padres y madres de familia el crear conciencia de formar a los hijos en auténticos valores para de este modo, tener mejores hogares y por ende mejor sociedad.

La actividad fue amenizada por varios conjuntos populares como Mambo Santo y La India Canela.

En la Misa acompañó el Coro Arquidiocesano que con sus armonizadas voces dió gran esplendor a la celebración.

Agradecemos a los que nos acompañaron junto sus familias y nuestros votos al Señor para que el año que viene, con más fe, participemos de lleno y con alegría en esta celebración que nos compromete a todos, padres, hijos y educadores a trabajar en la formación de mejores hombres y mujeres y así contar con una patria grande y hermosa como la soñaron nuestros patricios.

¡Animo y a trabajar todos por mejores familias!, es decir, por una sociedad más sana y rica en valores.