Siéntete en donde tu corazón sienta estar…

0
78

Es difícil salir de la zona de confort, por costumbre, porque allí nos sentimos cómodos, pero tal vez en realidad no estamos tan seguros; nos demoramos en dar el paso, porque prestamos más atención al qué dirá la sociedad, mi familia, mis amigos, aunque no nos sentimos a gusto.

¿Qué remedio le busco a mi ma­lestar? Y es que hay decisiones que nos cuesta mucho tomar, por miedo, por pensar qué alteración se producirá en mi entorno, en fin, un sinnúmero de respuestas que no nos satisfacen propiamente porque consideramos las opiniones ajenas o también porque estamos muy bien instalados en la zona de confort. “Siéntete donde tu corazón se sienta estar”, fue una expresión que recibí con mucha atención desde mi corazón y que te invito a que también acojas como parte de tu vida.

Desde hace más de cinco años había trabajado para importantes empresas del sector empresarial en República Dominicana, en las cuales aprendí y crecí mucho.  En esta oportunidad, decidí irme a otro sector distinto al acostumbrado, el mundo de las ONGs, y el voluntariado. Desde que he llegado a España esas han sido por el momento mis aguas. Así he entendido que no podemos perder de vista el mundo que nos rodea. No importa la posición o estatus que alcancemos, la humanidad, la solidaridad, la integración, la inclusión, son valores que hemos de cultivar a pesar de que el mundo se nos venda más competitivo y hedonista.

Pregúntate… El lugar donde estás, ¿es donde deseas estar?, ¿te brinda paz? Si no te encuentras, ¿qué te limita a dar el paso? ¿Alguna vez te has cuestionado dónde quieres estar? “Siéntete donde tu corazón se sienta estar” parte de la premisa de preguntarle a Dios primero lo que desea para ti, (porque siempre Él nos da cosas mejores que las nuestras) y pensar dónde puedes servirle más a Él.