Rincón de Piedras tiene nuevo templo

0
124

Fue construido con el esfuerzo de sus hijos

San José de las Matas.- El domingo 24 de febrero fue la fecha escogida por el Comité Rincón de Piedras Pro­gresa para que esta laboriosa comuni­dad de La Sie­rra celebrara la bendición de su nuevo templo, conse­guido gracias al esfuerzo de los hijos agradecidos de este pujante campo de San José de las Matas, que viven en los Estados Unidos, en la comuni­dad y en otros luga­res del país.

Monseñor Freddy Bre­tón, Arzobispo Metropoli­tano de Santiago, presidió una emotiva Eucaristía en la que bendijo a la Iglesia viva que pere­grina allí. También bendijo y consagró el altar y los muros de este lugar esco­gido por el Señor para seguir derramando sus bendiciones sobre todos los que se acer­quen allí, animados por la fe que ha sido siempre el motor de los hijos de este lugar.

También acompa­ñaron a Monseñor Bre­tón, el Obispo Auxiliar Emérito de San­tiago Mons. Valentín Rey­no­so (Plinio), el padre Juan Ro­dríguez msc, el padre Ama­ble Durán, así como también diáco­nos y presidentes de asamblea, éstos últimos celebrando los 51 años de la institución de los primeros presidentes de asamblea, cuyo surgimiento está también ligado a esta Iglesia serrana.

Se recuerda que la pri­mera capilla que tuvo Rin­cón de Piedras fue en el año 1938, autorizada por Mons. Octavio A. Beras y bendecida por el padre Quirino Alba. La se­gunda capilla fue levantada en 1968, siendo párroco el recordado padre Santiago Godbout, msc, y bendecida ese mismo año por Mons. Roque Adames. Ésta última es fruto del esfuerzo y la ­solidaridad de hijos agradecidos que no olvidan su campo y han dado todo para que este sueño sea ya una realidad.

Que nuestra Señora del Rosario, bajo cuyo patro­ci­nio se encuentra desde siempre esta comunidad, siga siendo compañía segura de cada uno de los hijos de Rin­cón de Piedras, y de La Sie­rra, desde este santo lu­gar donde el Señor ha que­ri­do habitar, y nosotros le hemos encontrado y le hemos co­nocido como los dos de Emaús, al partir el pan.