¿Quién lleva la mochila?

0
110

Con el inicio del año escolar, inicia también la emocionante tarea de los padres de llevar a sus hijos al colegio.

He notado que muchos padres llevan la mochila de sus hijos. Esto podríamos verlo como algo normal, rutinario y como un acto de amor. Sin embargo, con pequeñas acciones nosotros comunicamos y enviamos mensajes subliminares a los hijos.

¿Qué mensaje podríamos estar enviando?

Metafóricamente hablando, la mochila es la “responsabilidad” del niño, pues ellos son los que estudian, y como tal, ellos deben llevarla. Mirando de esa manera, Si el padre se apropia de la mochila como suya, el mensaje que envía al hijo es: “no te esfuerces, no te preocupes, yo lo hago por ti, y tomo tu responsabilidad.

El día de mañana, cuando papá y mamá no estén ahí, es un adulto que no sabe asumir sus responsabilidades, porque otros la asumían por él. Son hijos que no maduran, solo cumplen años, pero no crecen emocionalmente.

Analicemos esto: ¿hasta qué punto yo como padre le estoy quitando responsabilidad a mis hijos? Escudado en la tradicional frase “yo no quiero que mis hijos pasen trabajo”.

¿Que podemos hacer, para ayudarlos y no quitarles su responsabilidad?

Una idea podría ser, cuando el niño te dé la mochila para que tú la lleves, le puedes decir con mucha dulzura, pero con firmeza, dándole confianza, “mi amor, tu puedes llevarla, eres plenamente capaz, eres un niño fuerte” … además mira que linda es la mochila qué tu escogiste, es tuya”… Con ese tipo de palabras lo vas animando e induciendo a que se haga cargo de sus responsabilidades (en este caso la mochila).

Con esa consciencia de responsabilidad, podemos decirle, “si te sientes cansado, agobiado, o en algún momento no puedes llevarla, yo estoy aquí para apoyarte, si me necesitas.

Ahí estamos mostrando “flexibilidad” ante cualquier situación, por un lado le creamos consciencia de asumir responsabilidades y por el otro le enseñamos a pedir ayuda, ambas características propias de un líder.

El día de mañana el llevará su vida personal, social, o laboral en equilibrio. Sabe hacerse cargo de sus cosas, como también delegar y pedir ayuda si es necesario.

¿El día de mañana quieres un hijo que te valore a ti como padre, que valore tus enseñanzas? ¿Un hijo plenamente responsable de su vida? O por el contrario, ¿un hijo que te considere su mochilero? El papá “resuelvelotodo”? aun sabiendo que los padres no son para siempre, que lo ideal es que vuelen con sus propias alas y no con las nuestras. ENSÉÑALE A VOLAR, PERO NO VUELES POR ÉL.

¡¡Prueba y verás!!

Y todo inicia con el simple acto de llevar una mochila.