Que no haya más pausa

0
71

Los XIV Juegos Depor­tivos Nacionales Herma­nas Mirabal que culminan este domingo 16 han llenado de entusiasmo a los cerca de 4  mil atletas que están parti­cipando en esta fiesta deportiva.

Salcedo, Villa Tapia, Tenares y las sub-sedes de La Vega y San Francisco de Macorís recordarán estos días con gratitud, al ver cómo la población se invo­lucró en un evento que marca su historia.

Estos Juegos Hermanas Mirabal también constituyen un homenaje sincero a  las heroínas de Salcedo, y ellas desde el cielo sentirán la alegría al ver estos jóvenes transitar por los caminos de la superación y participando en una actividad que los mantendrá sanos, aportando sus ener­gías para construir una sociedad mejor.

Nuestro reconocimiento al Ministerio de Deportes y Recreación al Comité Organizador, y a todos los que arrimaron el hombro para despertar estos juegos, después de estar 12 años dormidos.

Esperamos que de ahora en adelante no haya más pausa en el montaje de estas competencias y que cada dos años el pueblo tenga la oportunidad de ver a sus hijos compitiendo por alcanzar medallas, que son el fruto de la disciplina, sacrificio y entrega para lograr una meta.

Al clausurar estos juegos, solicitamos que se les dé mantenimiento a las nuevas instalaciones cons­truidas para este gran evento y no esperar que se vuelvan ruinas al paso de algunos años.

Que llenemos nuestros barrios y comunidades rurales de instalaciones deportivas y así se conviertan en muros de contención frente a la cadena de vicios que promueve esta socie­dad y que hace de nuestros jóvenes guiñapos humanos, cuando apenas comienzan a vivir.

Si  queremos hacer un papel digno en las competencias internacionales, estos juegos son los cante­ros en donde crecerán y florecerán nuestros atletas.

Es nuestro anhelo que en el 2020 volvamos a disfrutar de esta fiesta deportiva, recordando siempre las sentencias: Mente sana, en cuerpo sano. Amistad pri­mero, competencia después.