POBRE CON LOS POBRES

0
67

Hacia la Canonización de Carlos de Foucauld

(7 de 12)

Mons. Tobías Cruz

      Carlos Eugenio de Foucauld (1858-1916), desde su radical conversión al final de octubre de 1886, a los 28 años de edad, decide “vivir sólo para Dios” imitando a Jesús pobre. Este valor fundamental está claro en su discernimiento. Jesús nació en la extrema pobreza, llevó una vida escondida en un pequeño caserío desconocido, Nazaret, pudo comer con su trabajo de obrero, fue llamado el hijo del carpintero, en su escasos años de evangelizador no tuvo dónde “recostar la cabeza”, y muere desnudo en el último lugar humillante sólo reservado a los criminales, la cruz. Comienza su ministerio llamando dichosos a los que eligen ser pobres por el Reino de Dios, escoge como amigos y hermanos un pequeño grupo de hombres pobres.

      A este Jesús, Carlos quiere imitar, concretamente en su vida oculta en Nazaret. Para lograrlo busca un monasterio el más pobre en Francia y solicitando ser enviado a uno más pobre todavía en Akbés en Siria. Todavía aquí no está satisfecho, y cree que su vocación de imitar a Jesús pobre debe ir más lejos. Recibe la aprobación de su superior general y Carlos realiza de forma privada votos de castidad perpetua y pobreza total, prometiendo no tener nunca en su posesión o para su uso nada que no pueda tener un obrero pobre.

      Se embarca para Nazaret y va a vivir en la choza de la leña del Monasterio de Las Clarisas sirviéndoles de mandadero.

      Carlos no pierde de vista su radical opción definitiva: El afirma: “Mi vocación es imitar lo más perfectamente posible a nuestro Señor en su vida oculta de Nazaret”. Jesús es su “Modelo único”.

Ordenado Sacerdote se va al lugar más pobre por él conocido, el desierto, entre los más pobres: los nómadas  y los Tuareg en el sur de Argelia. Viviendo como ellos, comiendo lo que comen ellos, compartiendo con ellos lo que recibe: comida, medicina, sirviéndolos en su promoción humana, defendiéndolos en el trato de los franceses, luchando contra la esclavitud a que son sometidos, inspirado en todo por su amor a Jesús oculto en Nazaret.

       Porqué Carlos centra su vida en imitar a Jesús pobre? Vamos más allá: Porqué Jesús siendo rico como Dios, se hizo pobre asumiendo la naturaleza humana de los más pobres, para enriquecernos con su pobreza?. Porqué el Papa Francisco quiere “una Iglesia pobre para los pobres”?.

      Porqué tantos y tantas a través de la historia encabezados por Francisco de Asís y Carlos de Foucauld renunciaron a su vida cómoda, de bienestar, de prestigio, de grandeza social, para hacerse voluntariamente pobres siguiendo e imitando a Jesús pobre? Es que sólo desde un corazón desprendido y liberado de la esclavitud de los bienes materiales se puede vivir la paz, la alegría, la libertad, el servicio humilde y gratificante y la entrega generosa. Sólo así se puede vivir sólamente para Dios y para los demás.

      El camino contrario, de una vida pobre ir pasando a una vida cómoda, acumulando bienes, buscando primeros puestos, nos esclaviza, nos carga de preocupaciones, nos encierra en la bola de cristal del egoísmo.

      Francisco, Carlos, Teresa de Calcuta, han disfrutado de paz, alegría y libertad porque siguieron e imitaron a Jesús pobre entre los pobres. Este es el camino.