Ojo con el sicariato

0
35

José Jordi Veras Rodríguez. 

El concepto sicariato tiene un origen histórico de antaño, mucho antes de Cristo. Y el mismo puede situarse en la daga sica, que era una especie de cuchillo curvo y quienes lo utilizaban le denominaban sicarios. 

Se ha especulado que cercano a Jesús había quien siendo un zelote alejado del oficio, que era una especie de secta religiosa extrema que buscaban la independencia de Judea y para ello estaban dispuestos a utilizar el método del homicidio para lograr sus objetivos políticos y religiosos.  

Se establece al respecto de los zelotes, lo siguiente: “Algunos historiadores los consideran como uno de los primeros grupos terroristas de la historia puesto que utilizaban el homicidio de civiles que a su entender colaboraban con el gobierno romano, para disuadir a otros de hacer lo mismo. Dentro del movimiento zelota, una facción radicalizada conocida como los sicarios, se distinguió por su particular virulencia y sectarismo”.

“Su objetivo era una Judea independiente del Imperio romano mediante la lucha armada tal y como sucedió en la primera guerra judeo-romana del 66-73 durante la cual controlaron Jerusalén hasta que la ciudad fue tomada por los romanos, que destruyeron el Templo, y tres años más tarde ocuparon la fortaleza de Masada, el último refugio zelote, tras el suicidio de sus defensores”. 

En nuestros países latinoamericanos el método del sicariato se establece como forma violenta de imponer el miedo y el terror. Es como hacerle el campo a los demás crímenes organizados. Ejemplos los tenemos en países, como: México; Colombia; Ecuador; El Salvador; entre otros. 

Es cierto que lo que hemos visto en nuestra ciudad no es aún nada comparable con las naciones mencionadas, sin embargo, debemos cuestionarnos en diversas maneras del por qué en Santiago, más que en otros lugares del país. Y además, si estamos conscientes como autoridades que el hecho de no determinarse los responsables en la mayoría de los casos, está dejando un sabor amargo en la población. Tambien se convierte en una motivación para quienes hacen de este método, una forma de práctica que puede ser efectiva en cuanto a resultado y a salirse con la suya a quienes se aventuren a llevar a cabo este tipo de modalidad criminal. 

Se han dado más de cinco hechos en el que no se ha determinado a través de los años quienes lo han planificado y ejecutado.  ¡ Cuidado con el sicariato!