Noris Mercedes Garabito. Una mujer excepcional, discreta y audaz.

7
379

Noris Mercedes Garabito, fue una educadora dominicana de larga trayectoria. Especialista en Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Ambientales.

Dedicó su vida a la educación dominicana, sirviendo a la mejora de la calidad educativa en las escuelas públicas, desde los programas y proyectos que ha impulsado el Centro Cultural Poveda, del cual fue directora durante varios años. Todas las personas que la conocimos, y tuvimos la dicha de compartir con ella, sabemos de su gran corazón, de su nobleza, de su bondad, de su calidez humana, de su sencillez y humildad, de su buen trato, de su inteligencia y compromiso con la justicia. Una mujer excepcional, discreta y audaz.

Noris fue una mujer de fe, desde muy joven sintió el llamado de Dios y se unió a la Institución Teresiana, viviendo con celo su vocación. Nunca hizo alardes de sus saberes, ni buscaba los primeros puestos. Su esencia era el servicio, su vida la vivió deseando hacer el bien al modo de Jesús de Nazaret. Su sensibilidad por los problemas sociales, especialmente por los más empobrecidos, la vivió desde un compromiso transformador, que le llevó inclusive a optar por un estilo de vida austero.

Su salud frágil nunca le impidió dar lo mejor de sí y estar atenta a las necesidades de los demás. Miraba a las personas desde lo mejor de cada una, acogiendo, valorando e impulsando a cada quien según sus valiosos dones.

Su andar pausado y su sonrisa discreta nos invitaban a contemplar la vida y la naturaleza sin dejarnos arrastrar por las prisas del día a día.

Y así murió, tranquila y serena, un 9 de febrero del 2022.

Noris querida, amiga, hermana, maestra, compañera de caminos. Damos gracias a Dios por tu vida, porque eres y seguirás siendo una mujer de luz, testimonio vivo del sueño de San Pedro Poveda.

Gracias por abrir caminos, por tus luchas, por tus pasos firmes – serenos- sencillos. Gracias por tu fe, por tu fe tan honda que te hizo decir continuaremos la obra.

¡Descansa en paz! Sabemos que ya disfrutas del encuentro pleno con Dios, en quien siempre confiaste tu vida y tus sueños.

-Rita Ceballos

7 COMENTARIOS