Monseñor de La Rosa y Carpio celebra fiesta de la Misericordia

0
85

Junto a cientos de peregrinos venidos de diferentes puntos del país, de Miami y New York, celebraron junto a monseñor Ramón Benito de La Rosa y Carpio, Arzobispo Emérito de Santiago, la gran fiesta de la Divina Misericordia en la ciudad que lleva su nombre en Palmar Abajo, de Villa Gon­zález, Santiago.

La santa misa fue concelebrada por el padre Emilio Acevedo, quien durante diez años ha llevado este proyecto de Dios de ser un sueño a una realidad.

En la homilía, Mons. De la Rosa destacó la importancia de realizar las obras de misericordia, ya que son verdaderas prendas de salvación.

“La Misericordia de Dios es tan grande que envió a su Hijo al mundo a pagar la deu­da que nos tocaba a nosotros pagar”.

La Ciudad de la Misericordia es una institución caritativa que nació tras observar las necesidades de las personas, no solo ma­terial, sino física, espi­ritual y psicológica.

Actualmente la Ciudad de la Miseri­cordia cuenta con el santuario de Nuestra Señora de la Miseri­cordia, una casa de re­tiro, un museo, un bajo techo con capacidad de albergar tres mil personas, un an­cianato, una librería, y otros espacios para desarrollar la misión.

En las palabras de acción de gracias, el padre Emilio le ex­presó gratitud a Mons. De La Rosa, ya que fue quien le im­pulsó a realizar esta inspira­ción divina. Dijo sentirse agradecido por la confianza y el apoyo que le dio.

¡Bendito sea Dios que ha permitido crear esta institución que tanto bien ha hecho, y que siga fortaleciendo al padre Emilio, quien ha trabajado ardua­mente por hacer realidad esta inspiración del Espíritu Santo!