Monseñor De La Rosa y Carpio celebra 30 años de Ordenación Episcopal

0
114

 

Con una gran concurrencia de fieles que colmaron a toda capa­cidad el templo parroquial de Santa Marta, en la comunidad de Cienfuegos, el Arzo­bispo Emérito de San­tiago celebró su trigé­simo aniversario de ordenación episcopal. La Santa Misa de acción de gracias estuvo concelebrada por el cura párroco de esa parroquia, padre Javier Báez Jorge.

En la homilía, Monseñor De La Rosa agradeció a Dios por la vocación concedida a su persona, y trató de manera general el tema de las vocaciones: “la llamada de Dios es distinta en cada persona, unos son llamados a la vida profesional, otros a ser papá, mamá y abuelos, y otros a ser sacerdotes” precisó el mitrado.

“La vocación de obispo es para servir, la  del político también, el que no lo hace pues no sirve para nada” manifestó al final de su homilía.

En la parte conclusiva de la Eucaristía le fue entregada por parte del consejo parroquial, una placa de reco­no­cimiento en ocasión de este memorable ani­versario.

Se recuerda que monseñor Ramón Benito de La Rosa y Carpio fue ordenado sacerdote el 23 de enero de 1965, por la imposición de manos de monseñor Juan Félix Pepén. El 2 de diciembre de 1988 fue nombrado obispo titular de Cerbali, y auxi­liar de la Arquidiócesis de Santo Domingo, siendo ordenado obispo por el Papa San Juan Pablo II el 6 de enero de 1989 en la Ciudad del Vaticano.

El 25 de marzo de 1995, fue designado obispo de la Diócesis de Nuestra Señora de la Altagracia en Hi­güey y luego Arzo­bispo Metropolitano de Santiago de los Caballeros el 16 de julio de 2003.

En el año 2015, cumplida la edad esta­blecida por el derecho canónico para el obispo diocesano, presentó su carta poniendo el cargo a la voluntad de la Santa Sede, la cual fue aceptada por el Papa Francisco, pasando así a la condición de Arzobispo Emérito.

¡Gracias, Señor, por la vida y el testimonio de este servidor tuyo!