Reynaldo Espinal

Hacemos un necesario paréntesis en los artículos que durante los dos ante­riores domingos venimos dedicando a los antece­dentes históricos del Con­cordato, del 16 de junio de 1954, toda vez que existen celebraciones y efe­mérides tanto civiles como eclesiásticas, que  son merecedoras de toda nuestra atención y difu­sión, pues como ya se ha repetido en innúmeras ocasiones, ningún pueblo como tampoco la feligre­sía católica podrá apreciar en todo su alcance y signi­ficación el invaluable ­patrimonio de su historia, si no lo damos a conocer a las presentes y futuras ge­neraciones. Nadie ama ni valora aquello que no conoce.


Es el hecho que duran­te todo este año, la Dióce­sis de La Vega, como ya se ha ido dando a conocer a través de distintos me­dios escritos, radiales, te­levisivos y en redes socia­les, ha venido llevando a cabo una serie de importantísimas actividades en­caminadas a la renovación de la fe y las promesas bautismales, esto con mo­tivo de conmemorarse el próximo 21 de septiembre, el 525 aniversario de los primeros bautizos ­celebrados en América.


Monseñor Rafael Ro­dríguez, Obispo de la Diócesis de La Vega, El Padre Francisco Jiménez, Párroco de la Iglesia Ca­tedral de La Vega, el Clero en general, así co­mo un destacado grupo de laicos comprometidos, entre quienes se encuentra el destacado profesional y munícipe Ing. César Artu­ro Abreu, han aunado sus esfuerzos humanos, inte­lectuales y pastorales para importantizar debidamen­te tan señalada ocasión.


Conforme lo antes ex­puesto, han llevado a cabo un ambicioso programa de actividades que incluye conferencias virtuales, impartidas por especialistas, conocedores de la historia vegana y nacional, renovación de las promesas bautismales en las ­parroquias, tanto de consagrados como de laicos, jornadas misioneras ­orientadas a la formación bíblica, teológica y catequética en torno al significado e implicaciones del Sacramento del Bautismo, programas de difusión a través de los distintos me­dios a su alcance, celebraciones del Sacramento del Bautismo tanto de niños como de adultos, entre otras no menos importantes.


De forma especial, cabe resaltar la importancia y trascendencia de la celebración eucarística que se llevará a cabo en lo que se conoce como La Vega Vieja, el próximo 21 de septiembre del año 2021, con la presencia en pleno de la Conferencia del Episcopado Domini­cano, clero y fieles de La Vega y pueblo en general, pues en esta fecha gloriosa y señalada en los anales de nuestra fe cristiana, se cumplen, como ya se indicara, los 525 años de haber recibido las aguas del bautismo los primeros cristianos del nuevo mundo, es decir, el Cacique Guaticagua y su familia, convertidos a la fe cristiana por Fray Ra­món Pané, nuestro primer catequista y sus compa­ñeros misioneros.

Este hecho singular tuvo lugar, prácticamente con el levantamiento mis­mo, por parte del Almi­rante de la mar oceana,  Cristóbal Colon, del Fuer­te de la Concepción en 1494 y el nacimiento de  lo que el destacado historiador vegano Don Guido Despradel Batista deno­minara “la blasonada Villa de la Concepción de La Vega Real, joyel en­clavado en el mismo cora­zón del Cacicazgo de Maguá”, hasta aquel triste día del 2 de diciembre de 1562 en que la misma fue destruida por la inmisericorde sacudida telúrica, que la convirtió, como  afirmara también Don Guido Despradel, “en un montón de tristes ruinas”.


Unámonos gozosos a tan magna celebración eclesial de la Diócesis de La Vega, que es fiesta de la Iglesia dominicana y de toda América; aproveche­mos la solemne ocasión para dar gracias infinitas al Altísimo por el don inestimable de la fe y agradecerle el inmenso privilegio de nacer a la nueva vida espiritual, a través del Bautismo, don y compromiso para continuar construyendo juntos un reino de justicia y amor.