“Gambito de Dama” y beneficios del ajedrez

0
90

“Gambito de Da­ma” es una extraordinaria serie de Netflix. Se basa en el libro “The Queen´s Gam­bit”, del estadounidense Walter Stone Tevis. Su protagonista, la actriz inglesa-argentina Anya Taylor-Joy, interpreta ma­gistralmente a una niña huérfana que aprende ajedrez en el orfanato y que progresa de manera tal que vence a varios sobresalientes jugadores del mundo.

Se resalta en la pantalla el lamentable y trágico entorno fami­liar de la ajedrecista, su adicción por los tranquilizantes desde pequeña, seguida por el alcoholismo, los traumas, los dolorosos recuerdos de infancia y su conducta en ocasiones irresponsable, lo que extrañamente combinaba con el estudio sistemático del juego-ciencia.

Como es natural, la serie “Gambito de Dama”, que es el nombre de una apertura de ajedrez, ha impactado en los seguidores de este emocionante de­porte y más allá. Su popularidad se ha disparado. Por ello es buen momento para seguir motivando su práctica, la que conlleva múltiples beneficios. Decía el Gran Maestro D. Bronstein: “Jugar una partida de ajedrez es pensar, ela­borar planes y también tener una pizca de fantasía”. Y eso lo pro­yectamos dentro y fuera del tablero.

Desde el inicio de la pandemia y ahora más por “Gambito de Dama”, converso mu­cho sobre ajedrez con mis amigos. “Regálale un ajedrez a tus hijos y que aprendan a jugarlo”, les digo.

En nuestro país, por ejemplo, se celebran torneos virtuales en distintas categorías, se participa desde la casa y basta con tener una computadora e internet, es algo gratis y sencillo.

Destacados investigadores reconocen los múltiples beneficios que brinda el ajedrez en el desarrollo de la capacidad intelectual y de las habilidades de inteligencia emocio­nal. Afirman que cons­tituye una herramienta para el mejoramiento del coeficiente intelectual y el rendimiento escolar de los niños y jóvenes. El practicar ajedrez contribuye a la atención y concentra­ción, análisis y síntesis, memoria, resolución de problemas y toma de decisiones bajo presión, creatividad e imaginación, el razonamiento lógico-matemático, control emocional, sentido de transparencia y adap­tabilidad, promueve la honestidad, sentido de logro y autoestima, iniciativa y empatía y trabajo en equipo y colaboración.

Que el COVID-19 y “Gambito de Dama”, enfocados en lo positivo de lo que nos presenta, nos enseñen a ser jugadores de la vida cada día más dignos, responsables y eficientes, convirtiéndonos en mejores personas y en seres más útiles para el prójimo y la patria.