Fanático

0
71

 

 

En el mundo latino, este término se refería a lo sagrado. Fanático significaba perteneciente al fanum, es decir, al templo. Tal era el caso de los sacerdotes paganos, muchos de los cuales se distinguían por su exaltación; se suponían agitados por el furor divino, por lo que eran delirantes, frenéticos.

Así, la palabra fanático salió del templo y pasó a ser aplicada a todo el que mostrara la conducta de los antiguos sacerdotes, en cualquier ámbito de la vida humana. Por eso tenemos fanáticos del deporte, de la farándula, de la política… y también de la religión. (Profano también vie­ne de fanum; se refiere a alguien que está ‘frente al templo’, ‘fuera del templo’).

Flagrante,

Fragante

 

Estamos ante un vocablo difícil para nuestra gente. No es raro oír que el tremendo y patente adulterio que refiere el Evangelio se convierta, en boca de la gente, en “fragante adulterio”. (No sé cuál de los dos, pecador o pecadora, llevaba puesto el perfume). Pero la culpa de esta confusión no la tiene la gente sencilla sino quien inventó la expresión forense “in fraganti”, pues en latín correcto debería ser “in flagranti [delicto]”.

Flagrante: (Del ant. part. act. de flagrar; lat. flagrans, -antis). 1. adj. Que flagra. (Flagrar: intr. poét. Arder o resplandecer como fuego o llama). 2. adj. Que se está ejecutando actualmente. 3. adj. De tal evidencia que no necesita pruebas. Contradicción flagrante.

En flagrante:

  1. loc. adv. En el mismo momento de estarse cometiendo un delito, sin que el autor haya podido huir.

(Real Academia Española)

 

Gambusina

 

Esta va en recuerdo de mi padre, que la repetía mucho.

Según el DRAE se trata de una “variedad de pera”, pero para mi padre y sus mayores significaba nada:

“–¿Encontraste algo en la caja? –Gambusina.” “Vas a encontrar gambusina cuando vayas.” (Esta acepción aparece en el DED).  Por José Moreno de Alba me he enterado de que en México se usa gambusino, y que el reconocido autor Malaret, “consigna, como usual en Cuba, la expresión pescar gambusinos: ‘estar ocupado en algo inútil que no produce nada”. Como puede verse, este significado es muy parecido al que le daban mis antepasados. Es complejo el análisis de la etimología del término usado en Méjico, pero su significado es:

“1. Catador o minero encargado de buscar yacimientos minerales. 2. Buscador de fortuna o aventurero.”