Estudio sobre el libro apócrifo “Hechos y Martirio de Bernabé

0
425

(1 de 2)

 

1.-Introducción.

 

El nombre de Bernabé lo encontramos 30 veces referido en la Biblia canónica, 25 de ellas en los Hechos de los Apóstoles, lo cual nos puede dar un buen perfil biográfico de este apóstol o misionero, y su importancia, sobre todo como compañero de Pablo. Pri­mero se le presenta con el nombre de José, levita y procedente de Chipre, quien vende todo y lo pone a disposición de los apóstoles, los cuales le cambian el nombre por Bernabé, que significa “hijo de la consolación” (Hch 4,36). Luego se le presenta como visionario, predicador y enviado (Hch 9, 27; 11,22.24; 15,2.12.22). Su encuentro con Pablo será de­terminante en su trayectoria (Hch 11, 25), pues comenzarán un trabajo misionero bastante vasto y como testigo de la comunidad gentil ante la comunidad apostólica de Jeru­salén (Hch 11, 30); acompañará a Pablo en sus viajes misioneros (Hech 13,2. 43; 14,20), hasta su separación a causa de la inclusión de Juan, que llamaban Marcos en sus viajes, a la cual Pablo se opone y entonces acaloradamente resuelven separarse, Bernabé toma a Marcos y se dirige a Chipre (Hch 15,39). También es mencionado en la carta de Gála­tas (Gal 2,1.9.13), cuando Pablo habla de su viaje a Jerusalén, en ICorintios 9,6 acerca de los derechos del apóstol y en Colosenses 4,10 se habla de un primo suyo.

Para este estudio sobre el apócrifo de “Hechos y martirio de Bernabé”, lo narrado por Hch 15,39 es importante, pues es lo que da pie a este escrito, y se trata de una explicación apologética de este hecho y la actividad y muerte de Bernabé en la isla de Chipre.

Es importante tener en cuenta que la Igle­sia Ortodoxa de Chipre se considera here-dera de la tradición llevada por Pablo y Bernabé en el año 45, la cual es una autocefalía dentro de la ordoxia, parece basada en este criterio.

 

2.-Características del escrito.

 

Su datación se establece hacia el 485-488 d.C., con él se quiere recoger la actividad de Bernabé, la cual también nos llega a través de dos tradiciones: La chipriota: “Hechos y en­comio” del monje Alejandro, y la milaneza: “Historia Daziana”.

El autor sería aquel Juan, llamado Marcos (el evangelista) cuya madre María abrió en Jerusalén la propia casa para hospedar a los primeros fieles (Hch 12, 12.25). Bernabé es presentado como primo suyo (Col 4,10), acompañó a Pablo y Bernabé de Jerusalén a Antioquia y en el primer viaje misionero, pero éste se separa de ellos (Hch 13, 13) y vuelve a Jerusalén, y es en el segundo viaje donde Pablo no quiso llevarle, viniendo la ya mencionada separación acalorada de Pablo y Bernabé.

Bernabé entonces se embarca con Marcos hacia Chipre y éste relata el apostolado del santo, en poco tiempo y con pocos sucesos en su recorrido por toda la isla. Este escrito rea­firma la tesis desarrollada en el “Encomio” de Alejandro. Vale aclarar que no es que dependan el uno del otro, sino que son testimonios y partidarios de la autocefalía de la Iglesia de Chipre.

Se habla de una relación entre el evangelio de Mateo y el apócrifo, pero esto debe verse con más detalle, pues en sí no se ve a simple vista, pero para narrar algunas cosas utiliza el esquema literario de Hechos, cuando narra los viajes de Pablo.