Que en todo brille la verdad para el bien del pueblo de Dios. Con este anhelo tan esperanzador nuestros Obispos nos presentan el Mensaje que en cada febrero esperamos orientar la senda a seguir y así construir un país mejor.

Al conmemorar el 178 aniversario de la Independencia Nacional nos hablan de la entrega y sacrificios de los hombres y mujeres que dieron hasta sus vidas por el bien de la Patria que nacía. Resaltan el nivel de incertidumbre que vivimos a nivel nacional y mundial a causa de la pandemia que ha generado mayor pobreza.

Frente a esta circunstancia invitan a los líderes políticos y legisladores a actuar siempre con entera transparencia y abogan por la aprobación del Código Penal en donde se condene al malhechor y se proteja al inocente, como es la criatura que va en el vientre de la madre.

Nuestros Pastores también llaman a no apoyar el dispendio de los bienes comunes en cosas no prioritarias ni urgentes para el país. Tocan la situación de la familia ante las amenazas que hay a nivel nacional e internacional que vulneran las sagradas bases de la familia.

En cuanto a la inmigración afirman: “No podemos hacernos de la vista gorda ante las penurias que sufren muchos inmigrantes en nuestro país”.

Sobre la corrupción llaman a erradicarla, y la ven como una tarea pendiente. En este mensaje los Obispos se refieren también a la evasión de impuestos, invitando a que se elimine esta práctica.

Acerca del sistema penitenciario dominicano, dicen que amerita una intervención urgente, y sobre las muertes por accidentes de tránsito ven como causas la insensatez y la imprudencia de conductores que no respetan las leyes de tránsito.

En la exhortación final reiteran el agradecimiento a los trabajadores del área de la salud y educación por su sacrificio en la delicada situación de pandemia.

Desde CAMINO, esperamos que este mensaje encuentre eco en cada ciudadano y ciudadana de nuestro país, y nos comprometamos a que en todo brille la verdad para el bien de la nación.