Esa no es la solución

0
122

 

Ante el creciente flujo migratorio de ciudadanos haitianos hacia nuestro territorio, se han levantado voces reclamando al Gobierno la construcción de un muro fronterizo que impida la entrada irregular a suelo dominicano de los habitantes del vecino país.

Mirando la historia de otras naciones encontramos que este tipo de medida no ha logrado el objetivo esperado.

Los migrantes huyen por el hambre, la persecución política, los desastres naturales, entre otras causas que se dan en su tierra natal, y siempre buscarán la manera de llegar a otro territorio en el cual encuentren una vida mejor.

Viendo esta realidad creemos que si realmente se quiere regularizar la entrada de haitianos a este lado de la isla, es urgente desarrollar programas productivos en la frontera. Mejorar las condiciones de vida de nuestros soldados que brindan un servicio importante en esa zona. También evitar que el tráfico de personas continúe siendo ese negocio lucrativo para quienes ejercen esta práctica que viola los derechos humanos.

Tambien es necesario que nuestras autoridades sigan reclamando a los organismos internacionales la ayuda inmediata al pueblo haitiano, logrando que nos ayuden a continuar aliviando las condiciones precarias en que viven miles de seres humanos que residen del otro lado del río Masacre, porque la responsabilidad es de todos, y la solidaridad con el que sufre debe triunfar.

Evitemos que nos llenen de odio. Cuidado  con fomentar un nacionalismo que destruye y que tanta barbarie ha provocado a la humanidad.