El trabajo de Cáritas aumenta calidad de vida de los pobres

0
81

Diócesis San Juan de la Maguana

 

Estas realizaciones materiales son el resultado tangible de invertir durante los últimos 28 años fondos equivalen­tes a RD$1,500 mi­llo­nes de pesos, de este monto 20% es aporte de los comunitarios, el 55% de las instituciones donantes nacionales e internacionales y 25% del Estado Dominicano.

Tan significativo como la inversión eco­nómica es la obra de bien social transformando vidas para bien, al operar un cambio de mentalidad que resulta incuantificable.

Empero, lo más importante ha sido la disminución de los males ancestrales como la dependencia y la baja autoestima y lograr aumento en la calidad de vida de los pobres, lo que supone un ascenso de conciencia y convivencia, mejor salud y educación, mayor desa­rrollo y paz social. Protagonizar sus logros trae consigo que los comunitarios se empo­deren y amplíen su ­­ho­rizonte de esperanza.

Como Iglesia que sirve, crece, se fortalece y se torna más autén­tica, durante las jornadas de oración, al ­inicio mismo de una obra surge el interés comunitario por la vida sacramental cristiana. Acude un mayor núme­ro de fieles a las misas, celebran más matrimonios, participa mayor cantidad de niños en la Primera Comunión, en las Confirmaciones.

También más jóve­nes sienten inquietud vocacional por la vida consagrada. Esta acción social ha motivado a un crecimiento de la fe y a una mayor participa­ción en la vida comunitaria, que nos ha llevado a construir cientos de capillas más grandes y espaciosas o reconstruir templos parroquiales.

El crecimiento espi­ritual que hace reconocer a los demás como hermanos, a los pobres como tesoros vivientes y en ellos a Cristo, da otro sentido al clamor del Siervo de Yaveh, quien se hizo pobre como los pobres a los que servimos, revirtiendo la realidad de comunidades divididas a cohesionadas, de poblados indiferentes a pue­blos esperanzados, justos y fraternos.

Si evangelizar es hacer y promover el bien, como lo hizo Jesu­cristo, nuestra legítima opción es ser Iglesia samaritana impulsada por un principio de mi­sericordia. La Pastoral Social-Cáritas nos hace discípulos de Cristo, a la escucha del pobre, de sus gritos y su angustiado silencio. Somos expresión de Iglesia en misión al modo que pide Aparecida (27): hacemos el bien con fe, solidaridad y alegría, en nombre de Jesucristo, que pasó por la vida haciendo el bien, identificados con el lema: “Si queremos, podemos”.

 

ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL DE GESTIÓN

EFICAZ

 

La Pastoral Social – Cáritas de la Diócesis de San Juan de la Ma­guana cuenta con una plataforma orgánica de probada eficiencia:

1- Un Consejo de Dirección con laicos, sacerdotes y religiosas, presidido por Monseñor José Grullón.

2- Un Equipo de Apoyo en Santo Do­mingo que organiza actividades de recaudación de fondos para apoyar los proyectos de Fundasep – Cáritas Y Cedajur.

3- Un Voluntaria­do de Damas de Honor, altruists y de buena fama en apoyo a la Diócesis

4- Una matrícula laboral de personal cooperante, con voca­ción de sacrificio, que no aplica régimen de compensación por horas/días extraordina­rias de trabajo,…y

5- Un portafolio de organizaciones con formidable capacidad de donación y auspicio.

Felicidades a todas las cáritas del país que con su trabajo muestran el rostro amoroso y ­misericordioso de Dios pa­dre y hacen visible su reino entre nosotros.