El peligro nos acecha

0
149

El peligro nos acecha

 

Desde el pasado lunes 28 de septiembre tenemos los nuevos horarios del toque de queda. La medida tomada por el Gobierno supone grandes riesgos, tomando en cuenta la falta de respeto a las normas establecidas para frenar el Covid-19 que ha mostrado un amplio segmento de la población.

Es común ver cientos de personas en playas, ríos, restaurantes y otros lugares sin mascarillas y olvidándose del distanciamiento físico. Los que así actúan piensan que la pandemia terminó. Grave error.

Los contagiados y fallecidos son reportados cada día. Ante esta triste realidad hay que tener mucho cuidado, porque si el ablandamiento de las restricciones tomadas por el Ministerio de Salud Pública nos hace volver a tener días tristes y tensos por un repunte del Covid-19, hay que volver atrás, al confinamiento, pero inmediatamente.

Sería lamentable que los avances obtenidos en la reducción de los casos de contagio y muerte se conviertan en una derrota. Sabemos que la reactivación de la economía es necesaria, sobre todo tomando en cuenta la cantidad de dominicanos y dominicanas que viven del trabajo informal, y que sostienen su familia con lo que ganan cada día. Pero, la vida está primero.

Hacemos un llamado a todos los ciudadanos y ciudadanas para que asu­mamos una actitud responsable frente a esta prueba que nos presenta esta enfermedad.

También, que respetemos a los miembros de la Policía Nacional que arriesgan su vida tratando de hacer cumplir el horario de toque de queda. Es lamentable que ellos, en el cumplimiento de su misión, sean agredidos por residentes en sectores populares, y otros que exhiben una conducta indolente.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública tienen que estar vigilantes, porque ante cualquier señal de un repunte del Covid-19 su deber es actuar con diligencia y rapidez, antes de que sea tarde.

Además, nos duele que médicos, enfermeras, bioanalistas, y otro personal sanitario tengan que sufrir las consecuencias, a veces pagando con su vida, tratando de atender a los contagiados que llegan a los centros de salud, por su conducta irresponsable, al no hacer caso a las medidas de prevención contra el covid-19.

Detener esta pandemia es un compromiso de todos y todas.