Relata a CAMINO su presentación de credenciales, el  23 de septiembre 2021, en Roma.

“Mi presentación de credenciales al Santo Padre Francisco fue una ceremonia de gran solemnidad,  y a la vez muy fraterna y  emotiva. Me acompañaron mi esposa Clarissa, mis hijos Loraine y Jorge Luis,  junto a Eliana, su esposa, y  personal de la Embajada.

Después del acto protocolar,  tuvimos un momento de intercambio muy afectuoso y cercano.

El Papa Francisco me invitó a pasar a su biblioteca privada donde tuve la oportunidad de cumplir con la misión  que me había  encomendado el  Presidente Luis Abinader, de reiterar al Papa  la invitación a visitar nuestra República Dominicana.

Quiero recordar mi experiencia interior en esa reunión privada con el Papa.   Fue algo que hacía muchos años que no había experimentado. Había vivido algo similar cuando era muy joven,  en contacto con mis maestros en la formación espiritual,  que fueron jesuitas extraordinarios.  El Papa Francisco me trató con el calor humano propio de un padre a su hijo  y sentí la cercanía y profundidad de una persona llena de Dios,  inspirada por el Espíritu Santo en sus palabras.

El Papa  se interesó de manera muy cariñosa por el pueblo y la iglesia dominicana, y estuvo muy atento a la situación del hermano pueblo haitiano.

A continuación del encuentro tuve una fructífera reunión con el Cardenal Pietro Parolín, Secretario de Estado del Vaticano.  A petición del Santo Padre debía comunicarle   la encomienda que traje del Presidente Abinader de reiterar la invitación  a visitar la República Dominicana.”

Estoy entusiasmado en colaborar como embajador en la misión  que  Dios nos ayudará a realizar, y que esperamos será de mucho beneficio para nuestro país.”

9 Comentarios