Licdo. Fernando Feliz Matos

En el marco de la celebración de los 100 años de la coronación de la Virgen de la Altagracia, la Diócesis de Barahona realizó el pasado sábado 30 de junio la clausura del año Jubilar Altagraciano.  

Más de 400 feligreses devotos de la Altagracia, pertenecientes a la Región Enriquillo peregrinaron a visitar  el Santuario Diocesano en el municipio de Paraíso, en donde pusieron de manifiesto sus logros,  agradecimientos y  necesidades  a los pies de la Virgen María.

El Pueblo de Dios se concentró en el malecón, rezando el  Santo Rosario por las calles de esta hermosa y acogedora comunidad costera. Cada uno de los misterios fue dirigido por las zonas pastorales de la Diócesis.

Luego, monseñor Andrés Napoleón Romero Cárdenas presidió la Eucaristía, acompañado de los sacerdotes de la Diócesis 

En su homilía, reflexionó sobre la familia, invitando a toda la diócesis a imitar la sagrada familia de Nazaret; exhortando a la sanación y liberación de tantas heridas. Sin familia no hay una sociedad equilibrada. Ella es su base fundamental. Es espacio de virtudes  hogareñas y futuro de la humanidad.  

Monseñor agradeció al  padre Willy Francois, párroco de Paraíso  por su hospitalidad y atenciones. También al padre Marco Pérez, rector de la UCATEBA y coordinador diocesano del año Jubilar Altagraciano. 

Radio Enriquillo transmitió este hermoso encuentro de fe. Los peregrinos de esta diócesis estarán el lunes 15 de agosto a las 8 de la mañana en el Estadio Olímpico Félix Sánchez, para clausurar a nivel nacional el Año Jubilar Altagraciano.