Cursillistas de Santiago celebran con Ultreya de Año Nuevo, 70 aniversario de fundación del Movimiento

0
82

Santiago: En un ambiente de gozo y alegría, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Arquidiócesis de Santiago, celebraron el pasado martes 8 de ene­ro, la Ultreya de Año Nuevo con una Misa en acción de gracia por el 70 aniversario de la fundación de este Movi­miento Apos­tólico.

La Eucaristía estuvo presidida por Monseñor Tomás Morel, en la Catedral Santiago Apóstol, El Mayor, donde asistieron cientos de hermanos cursillistas de diferentes parroquias de Santiago.

Durante la celebra­ción, Monseñor resaltó los 70 años de la fundación del Movimiento del Cursillo de Cris­tiandad, destacando la  labor que realizan los hermanos en su apostolado a favor de la Iglesia.

Saludó la pre­sencia de los cursillistas, de­seándoles éxitos y bendiciones con mo­tivo de año nuevo, también ex­tendió un mensaje de felicitación al Diác. Faustino (Tino) Ra­mos, por sus 53 años de unión matrimonial con la señora Inocencia Conde.

Se refirió a los cursillistas rezagados y alejados del Mo­vi­miento, pidiendo al Señor que los ayude a reintegrarse a su apostolado, para que vivan  nuevamente la gracia y la experiencia adquiridas en los días de formación espiritual.

Hizo una breve me­ditación del texto del Evangelio según San Marcos, invitando a los hermanos a ser hu­mildes y mejores pastores para conducir sus rebaños por buenos senderos. Actuar siempre con generosidad y justicia frente a los demás.

De igual manera monseñor exhortó a los cursillistas a seguir evangelizando, llevando la Palabra de Dios a mu­chos hogares y familias alejadas de la fe cristiana.

Antes de la bendición final, el padre Va­lentín Torres, don Rafael Collado y la señora Julia Yunén, in­tegrantes de la Escuela de Dirigentes, agrade­cieron la participación de los presentes, y de manera especial, la gra­titud a Monseñor Tomás  Morel y sus acompa­ñantes, por presidir la Eucaristía.

Con canto De Colo­res y la invocación al Espíritu Santo, el diácono Fausto Mateo, inició la reflexión de la noche: “La Palabra”, mientras que el hermano Carlos Delgado, en su testimonio de fe  habló de la experiencia vivida en sus largos años como cursillista, han sido para él, un pri­vilegio trabajar en su apostolado al servicio de Cristo y la Iglesia.