Conferencia del Episcopado Dominicano COMUNICADO

0
86

Martes 28 de mayo 2019

Deseamos recordar que estamos a favor y promovemos la equidad entre las personas, el amor al prójimo, la sana convivencia y la educación en ­valores integrales, sin excluir a nin­guna persona.

Ante la Orden Departa­mental No. 33-2019, que esta­blece como prioridad el diseño e implementación de la política de género en el Minis­terio de Educación (MINERD), la Con­ferencia del Episcopado Domi­nicano (CED) a través de sus Comisiones Nacionales: Pasto­ral Educativa, Formación Inte­gral, Humana y Religiosa, Familia y Vida, hace un llamado a la comunidad educativa, a las familias y a toda la sociedad a mantenerse alerta y reclamar al Ministerio de Educación que implemente mecanismos demo­cráticos, deliberativos y transparentes para una mayor participación en la formulación de las políticas públicas, relacionadas con la educación de sus hijos.

El artículo 63 de la Consti­tución dominicana, en su acá­pite 2 consagra: “La familia es responsable de la educación de sus integrantes y tiene derecho a escoger el tipo de educación de sus hijos menores”; lo que indica, que cualquier decisión relacionada con la educación de los hijos menores no debe darse sin la aprobación de las ­familias.

La prioridad de la educación dominicana en este momento es elevar la calidad de los aprendizajes, formar la conciencia crítica, reflexiva y ética, por lo que debemos centrarnos en la formación integral de los estudiantes, en vista a reducir los niveles de violencia y el bajo índice académico que afecta a los alumnos.

El artículo 39 de nuestra Constitución establece que “Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades”. Por tanto, la igualdad debe ser ante la ley, no por una política de género que se pretende establecer.

Proponemos que la ense­ñanza siempre esté basada en las ciencias y los valores, no en la percepción ideológica. Recordamos lo expresado en el Mensaje del 27 de febrero del 2018, titulado La impostergable urgencia de vivir en valores: “La dignidad del ser humano ante los demás es fundamento radical de igualdad entre ellos independientemente de su raza, nación, sexo, origen, cultura y clase. Ahora bien, no intentemos dar valor a corrientes dañinas que deforman la igualdad, como la mal ­llamada “ideología de género”, cuando el género no es una construcción social. Como explica el Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Postsinodal Amoris Laetitia (no. 56): la ideología de género, “presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”.

La política de género enmascara la ideo­logía de género que desarraiga la naturaleza humana, ignora la biología, desconociendo conceptos científicos irrefutables. Por tanto, esta Orden Depar­tamental carece de sustentos que permitan su aplicación.

Por ello, entendemos nociva que la política de género sea incluida en el diseño curricular, de forma tal, que sea una condición sin la cual no se pueda evaluar el desarrollo de las competencias fundamentales de los estu­diantes.

Exhortamos como pastores preocupados por la educación integral en valores a las madres, padres, tutores y educadores exigir al Ministerio de Educa­ción claridad, transparencia y espacios de participación donde se puedan debatir las ideas y propuestas que se quieran implementar en el sistema educativo dominicano.