Comunidad de  santos, difuntos y militantes

0
157

Iniciamos noviembre recordando a los santos, vivos y difuntos, a todos los hermanos difuntos que esperan en la mi­sericordia de Dios, y a nosotros militantes que nos encomendamos a unos y pedimos por los otros. Es lo que llamamos la comunión de la santidad.

 

Damos pena, somos pobres de solemnidad. Pobre de solemnidad es una persona que da la impresión de rico pero que en verdad es po­bre. Hoy día, en nuestro país, es tanta la riqueza de las declaraciones juradas de bienes que hacen los políticos que la gran ma­yoría de nosotros es pobre de solemnidad, es decir, que podremos tener títulos, carros, casa alquilada, pero que comparados con los políticos millonarios da­mos pena.

 

Un santo millenial. Carlo Acutis nació en Londres en 1991, pronto se trasladó a Milán y falleció en 2006 a causa de una leucemia fulminante. 15 años. Simpático, alegre, devoto de la Eucaristía. Catequista. Creó un portal catequético y promotor de la Eucaristía. El 10 de octubre de 2020 Carlo fue beatificado en Asís.  Podría ser declarado santo en los próximos años y ser pa­trono del Internet. Su foto habla por sí sola.

 

La fábula del exgeneral y el raso. El vehículo está mal parqueado y el agente en servicio pregunta. – ¿Es suyo el vehículo? Sus pa­peles por favor, caballero. – ¿Caballero, usted sabe quién soy yo? – Caballero está mal parqueado, sus papeles, por favor. – Caba­llero ni caballero, soy un exgeneral con 30 años. ¿Usted qué es? -Yo, raso caballero. –¿Quién es su superior? Llámelo – Capi­tán, aquí hay un caballero que quiere hablar con usted. El exgeneral ni sabía que estaba siendo grabado y ni que en minutos sus ­palabras y bravuconadas se harían viral. Al otro día fue al cuartel, pidió excusas al raso y salió pianito.

 

El costo de la democracia. Es un tema muy tratado. Ahora se discute reducir a la mitad la contribución del Gobierno central a los partidos du­rante estos años no electo­rales.  Y el grito al cielo. Como ejemplo, los sena­dores tienen un sueldo base de $320,000, más beneficios marginales de $50,000 para gastos de represen­tación; $25,000 de viáticos, $25,000 de dietas y $3,500 por cada sesión a la que asistan. Como comple­mento tienen derecho a dos exoneraciones de impues­tos para vehículos.