Clausura del Jubileo de los 800 años de la Fundación del Carisma Mercedario en el Mundo

0
121

1- Recordamos hoy a Nuestra Se­ñora de la Merced, patrona de los Mercedarios. Sus miembros estaban dispuestos a perder hasta su vida por la liberación de los esclavos cristia­nos. Símbolo de ello son las cadenas de esclavo en manos de la Virgen. Los dominicanos celebran cada 24 de septiembre el día de la Virgen de las Mer­cedes, “Patrona de los Dominicanos”. El título mariano la Merced se remonta a la fundación de la Orden religiosa de los mercedarios el 10 de agosto de 1218, en Barcelona, España. La Santí­sima a Virgen se le apareció a San Pedro Nolasco, en 1218, recomendándole que fundara una comunidad religiosa que se dedicara a auxiliar a los cautivos que eran llevados a sitios le­janos. Esta advocación mariana nace en España y se difunde por el resto del mundo.

2- María es la madre de Jesucristo, rostro de la Misericordia de Dios Padre, María es, por tanto, Madre de la Misericordia, Nuestra Señora de la Merced Cautiva y Encarcelada, signo y recuerdo de la presencia de Dios en los excluidos, en los encarcelados, esclavos y oprimidos de todos los tiempos. Así los descubrió y nos lo ha transmitido a San Pedro Nolasco, gran santo de la misericordia.

3- Cuando los frailes mercedarios llegan a América, llevan también la devoción a la Virgen de la Merced. La cual se propagó en República Domi­nicana, Perú. Ecuador, Argentina y muchos otros países, donde es conocida y amada.

4.-A lo largo de la historia los hombres seguiremos cayendo en mil esclavitudes y Dios seguirá llamándonos a la libertad. En la sagrada Es­critura el símbolo de toda esclavitud es el pecado, la ruptura del hombre con Dios, alejándose su voluntad.

5.- Llegada la plenitud de los tiempos, dirá la carta a los héroes, habiendo hablado muchas veces Dios a ­nuestros antepasados, ahora lo hace a través de su Hijo, nacido bajo la Ley, nacido de mujer. Para liberarnos del pecado. Por la cruz y resurrección nos ha salvado el señor.

6.- Lecturas del día.

Libros del Éxodo: Escucho el grito de su pueblo. Moisés como mediador. Entre Dios y su pueblo. Mirar a su pue­blo en medio del sufrimiento. Lograr su liberación.

Carta del Apóstol San Pablo a los Colosenses. La lectura que acabamos de proclamar de San Pablo nos invita a la perfección cristiana. Los cristia­nos no debemos quedarnos atrapados por las seducciones que nos ofrece este mundo secular y materializado, sino que debemos aspirar a las cosas de arriba, a las del cielo. Esto significa un desprecio del mundo sino un servirnos de lo creado para llegar a Dios nuestro verdadero y definitivo fin.

Evangelio de Lucas. Inicio de su misión. Los sujetos fundamentales. Los pobres, cautivos, presos y le anuncia la liberación.

Algunas cadenas en nuestra época

7.- En la Republica Dominicana hay mucha violencia, falta de respeto a la persona humana, un crimen crea otro crimen, una muerte violenta otra muerte, necesitamos urgentemente romper esta cadena mortal y sangrienta que involucra muchas áreas de nuestras ciudades.

8.- Estamos frente a una crisis gra­ve moral y espiritual que invade también las escuelas con el alcohol. Las drogas y las tiranías del sexo. Para enfrentar esa crisis, la única solución es retomar con seriedad la educación moral y espiritual de los niños.

9.- invitamos a todos a respetar su dignidad y especialmente, a educar a niños, adolescentes y jóvenes para que hagan lo mismo. ¡Nada de violencia contra la mujer, que no seamos capaces de dañar tan hermosa obra del creador!

10.- Tipos de esclavitudes

Esclavitud tecnológica: consumidores agresivos de la tecnología. Agrégale   que adolescentes y niños pasan sus días involucrados en redes sociales y chats estableciendo relaciones virtuales y han dejado el contacto social real en segundo plano.

Esclavitud a la moda: al igual que en el punto anterior, muchas personas han caído en la manipulación del mundo de la moda.

Continuar construyendo nuestra convivencia ciudadana en la justicia, en amistad con todos y cuidando con amor a los más pobres y sufrientes, en esta hermosa nación Republica Domi­nicana.

Esclavitud laboral y monetaria: Todos los días hombres y mujeres viven sus vidas en pos de sus profesiones y trabajos. Es cierto que tener buenos ingresos económicos mejora la calidad de vida de la familia, pero ¿Has pensado en el tiempo valioso que has perdido de estar con tu fami­lia por trabajar más de 14 horas al día?

Conclusión

Amadísima Señora: nuestros ante­pasados te honraron como a su patro­na y protectora bajo la advocación de Nuestra Señora de la Merced. Agra­decemos profundamente la herencia espiritual que con maternal cuidado fuiste ayudando a forjar en nuestro pueblo. Te suplicamos que renueves en nosotros el amor a tu Divino Jesús y nos alcances las gracias de sentir una profunda pasión misionera para continuar construyendo nuestra convi­vencia ciudadana en la injusticia, en amistades con todos y cuidando con amor a los más pobres y sufrientes, en esta hermosa nación República Dominicana.